Nuestro futuro sexual con robots (Parte 3)

TENDENCIAS

·
Esta es la tercera y última entrega sobre el estudio “Nuestro Futuro Sexual con Robots”. En esta ocasión vamos presentar las respuestas a las preguntas 5, 6  7 que Noel Sharkey, quien es un reconocido profesor de robótica e inteligencia artificial de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, planteó en su trabajo. No te pierdas las 2 entregas previas: Nuestro futuro sexual con robots (Parte 1) Nuestro futuro sexual con robots (Parte 2)

PREGUNTA 5: ¿Podría la intimidad sexual con los robots llevar a un mayor aislamiento social?

Las conclusiones que expone el estudio sobre la pregunta 5 son que los expertos están más o menos de acuerdo en que el sexo con robots podría o conducirá al aislamiento social. “Las razones dadas variaron: pasar tiempo en una relación con un robot podría crear una incapacidad para formar amistades humanas; el robot no satisface las necesidades específicas de algunas personas; los robots sexuales podrían insensibilizar a los seres humanos a la intimidad y la empatía, que sólo pueden desarrollarse a través de la interacción humana; las relaciones sexuales reales pueden llegar a ser abrumadoras por lo que las relaciones con los robots son más fáciles”. https://youtu.be/q-JjGZv06c8 Independientemente de nuestro propio gusto, afirma la investigación, en caso de existir una aceptación razonable de los robots sexuales, podría haber una acogida social y la gente puede tomar sus robots sexuales como compañía en ocasiones sociales. El texto destaca que ya se ha visto este tipo de situaciones con hombres llevando a sus muñecas sexuales con ellos, incluso, da como referencia un video del sitio web del periódico Mirror que muestra a un hombre de 58 años de edad, Phil, en una cita con su muñeca en un pub local, sentado y charlando con amigos. El propietario del pub habló de la relación de Phil con la muñeca, "ella no viene vestida con ropa interior obscena o esto, eso y lo otro. Ella viene en muy respetable", por lo que estudio concluye que las expresiones del dueño del bar muestran que lo encuentra aceptable. “Esto no es aislamiento social. Tal vez, es un ejemplo único, pero el punto es que no sabemos si habrá amplia aceptación de la comunidad o incluso un grupo de nueva amistad formando alrededor de los propietarios de robots sexuales o usuarios”.

PREGUNTA 6:  ¿Podrían los robots ayudar a sanar sexualmente y en terapias?

“Es posible que el uso de robots sexuales en algunas terapias pueda potencialmente ayudar a algunas personas con su salud sexual, tales como problemas de disfunción sexual o la ansiedad social acerca de tener relaciones sexuales. Por ejemplo, puede ser útil utilizar un robot para la práctica privada”. Sin embargo, la investigación resalta que nadie afirma que los robots sexuales son una panacea para todas las preocupaciones o dificultades sexuales. Una vez que nos movemos en las áreas de robots sexuales para las personas mayores o para los discapacitados estamos en un territorio éticamente más incierto, añade. https://youtu.be/wLVOnVsLXqw “Algunas personas con discapacidades pueden desear utilizar los servicios más anónimos de un robot sexual, en lugar de los servicios de un profesional humano u otros medios… No hay razón para creer que sus preferencias serían diferentes y por lo tanto sólo puede ser para una minoría. Los robots sexuales pueden ser ofrecidos como una opción”.

PREGUNTA 7:  ¿Los robots sexuales ayudarían a reducir los delitos sexuales?

Existe un gran desacuerdo, concluye el texto. Por un lado -afirma- hay quienes creen que expresar deseos sexuales desordenados o criminales con un robot sexual los saciaría hasta el punto en que no tendrían el deseo de perjudicar a los humanos. “Por otra parte, muchos otros creen que esto sería una indulgencia que podría alentar y reforzar las prácticas sexuales ilícitas”. La investigación añade que puede ser que permitir a la gente vivir sus fantasías más oscuras con los robots sexuales tenga un efecto pernicioso sobre la sociedad y las normas sociales y crear más peligro para las personas vulnerables. Nuestro futuro sexual con robots (Parte 1) Nuestro futuro sexual con robots (Parte 2)