NUEVOS ENTORNOS

Cambios políticos en El Caribe y Centroamérica

En la agenda regional están la gobernanza regional, el papel de la región ante problemáticas globales, la participación en organismos y espacios compartidos con otros países, como el de la movilidad regional desde una perspectiva humana y sostenible

OPINIÓN

·
Guadalupe González Chávez / Nuevos entornos / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

República Dominicana se prepara para la segunda etapa del gobierno del actual Presidente, Luis Abinader, después de las recientes elecciones presidenciales y congresuales en su país.

El próximo martes 16 de julio se prevé una presencia regional internacional que dará relieve a la importancia del país, como ocurrió con la reciente toma de posesión del nuevo gobierno en Panamá hace pocos días.

México, República Dominicana y Panamá son parte de una comunidad regional, diversa política, social, cultural, económica. Sus compromisos con las condiciones de paz y estabilidad regional, el acompañamiento a lo que ocurre en Haití, la atención a contingencias ambientales, el desarrollo económico, la solución a los problemas de la desigualdad en diferentes ámbitos es vital para esta parte del continente.

En la agenda regional están la gobernanza regional, el papel de la región ante problemáticas globales, la participación en organismos y espacios compartidos con otros países, como el de la movilidad regional desde una perspectiva humana y sostenible. Por referir una dimensión tangible, el papel de la región en la comunicación oceánica del Pacífico con el Atlántico en sus diferentes vías.

Como adelantado, las elecciones en Reino Unido y Francia han atraído las miradas sobre su impacto en otras regiones, ya que  mantienen presencia territorial en El Caribe. Su impacto trasciende las relaciones trasatlánticas, como se podrá observar en las decisiones de los mecanismos caribeños, en órganos de deliberación política internacional, ante los diferentes mecanismos que atienden conflictos a nivel internacional, no sólo en los campos bilateral de su relación con regiones como América Latina y El Caribe o América del Norte.

Algunos indicadores refieren la posibilidad de que se fortalezcan las posiciones en los debates de quienes consideran que Reino Unido y Francia podrían acercarse más hacia América Latina y El Caribe. Los resultados electorales del domingo en Reino Unido son más coincidentes con la reciente victoria laborista en países como Belice.

Sir Keir Starmer, el nuevo primer ministro de Reino Unido desde el domingo 7 de julio, ha planteado el interés de su país en fortalecer las relaciones de su país con el sur global y la cooperación ante el cambio climático. El nuevo canciller, David Lammy, plantea una Gran Bretaña moderna y multicultural, orgullosamente internacionalista, conectando a su país desde la seguridad y la prosperidad con el resto del mundo.

En otra dimensión, se reúnen esta semana los países que conmemorarán el 75º aniversario de la OTAN, otro momento y deliberaciones políticas, acuerdos internacionales e interés para el análisis político por los que se refieren a la seguridad global, a los asuntos la paz y seguridad internacionales.

En ese contexto, será importante reconocer la importancia de los debates y efectos que tendrán en la región las decisiones de los electores en Estados Unidos en noviembre de este año, en Canadá en el 2025.

POR GUADALUPE GONZÁLEZ CHÁVEZ 

Catedrática Universitaria
@GuadalupeGonzCh 

EEZ