SCJN

Reconocer el derecho a la vida, protege a la mujer

Es deber de la SCJN defender el primer derecho humano del pueblo: La Vida, puesto que sin éste los demás no tienen razón de ser

OPINIÓN

·
Mario Romo / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Hoy seguirá la discusión por parte de los ministros de la SCJN sobre los casos de inconstitucionalidad de Coahuila y Sinaloa, donde podrían violar el primer derecho humano universal básico, reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en la Declaración de Ginebra: La Vida, confrontando de manera engañosa a las mujeres embarazadas con sus hijas e hijos que llevan en su vientre.

Algo pasa con nuestro concepto del valor de la vida humana. Mientras que antes se consideraba a la fertilidad como un hecho afortunado, hoy se le considera como un problema que hay que evitar a toda costa e incluso “resolver”.

Constantemente me ha tocado escuchar las frases: “no quiero tener hijos, solo vienen a sufrir” o también “para que tienen más hijos, solo provocaremos altos niveles de contaminación y daños al planeta”, en fin, como si dar la vida fuera un hecho completamente fuera de lugar, irracional y contaminante.

Perdimos de vista que cada persona humana vale en sí misma y por sí misma, desde el momento de la concepción y hasta su muerte natural. Es deber de la SCJN defender el primer derecho humano del pueblo: La Vida, puesto que sin éste los demás no tienen razón de ser.

El grave riesgo sobre los casos de Coahuila y Sinaloa, es que algunos ministros voten a favor de los proyectos basados en opiniones y corrientes de pensamiento ideológico, doblando las manos ante un feminismo radical, esto los llevaría a un gran escenario de desprestigio no solo propio, sino institucional.

La principal misión de los que imparten la justicia como la SCJN, es defender a los más débiles e indefensos como son las y los bebés que hoy están en el vientre de su Mamá. Si una nación vulnera el primer derecho humano, todas y todos estamos en riesgo.

Grupos del feminismo radical hablan mucho sobre la criminalización de las mujeres y la cantidad de ellas que están en la cárcel por el delito de aborto, sin embargo, según datos actualizados (agosto 2021) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que el 95% de las personas presas por el delito de aborto son hombres que violentaron a su pareja y le provocaron el aborto con violencia extrema.

Lo grave de estos actos atroces es que dejarían de ser delito, si así lo resuelven los ministros de la SCJN quienes no solo buscan despenalizarlo, sino eliminar el delito en el caso de aborto provocado.

Lo que sí es urgente y prioritario legislar en materia de salud, es disminuir los riesgos de enfermedades durante el embarazo y evitar a toda costa la muerte de las mujeres al momento del parto.

Hoy el pueblo de México pide a los ministros de la SCJN proteger la vida  de las mujeres y los hombres de Coahuila y Sinaloa desde el vientre materno, así como respetar el pacto federal y la soberanía de los estados.

Hay que dejar muy en claro, que reconocer el derecho a la Vida, no viola los derechos de las mujeres, al contrario las protege.

POR MARIO ROMO

DIRECTOR NACIONAL DE RED FAMILIA

PAL