METABASE

El internet y la democratización del conocimiento

Hasta hace 40 años, para cualquier persona que quisiera especializarse en un área concreta, sus opciones eran bastantes limitadas

OPINIÓN

·
Diego Palmerín / Metabase / Opinión El Heraldo de México

Hasta hace 40 años, para cualquier persona que quisiera especializarse en un área concreta, sus opciones eran bastantes limitadas: podía buscar un libro al respecto con el riesgo de no encontrarlo, podía tomar un curso, si lo encontraba y, en el mejor de los casos, podía asistir a una escuela técnica o superior.

Hablar de una difusión universal del conocimiento en ese entonces era imposible, sin embargo, la llegada de Internet supuso un cambio revolucionario en ese aspecto. Formó una utopía democrática donde cualquier persona podía tener acceso al contenido y conocimiento ajeno y, al mismo tiempo podía compartir el propio. Derivado de esta nueva utopía que derribó las fronteras de la comunicación, se formaron micro-comunidades digitales que compartían intereses hiperespecíficos.

Estas comunidades se pueden definir como agrupaciones de personas unidas por un interés en común, como puede ser la pasión por la tecnología o una visión compartida acerca de un tema particular. En un inicio, estaban muy segmentadas, ya que se construyeron alrededor de aquellos grupos limitados de personas que tenían acceso al Internet. Sin embargo, en los últimos 10 años el internet se ha diversificado y fortalecido la cooperación internacional.

El Internet provocó cambios profundos en la economía mundial y, debido a este efecto en cascada que provocó en las economías, se redujeron las diferencias sociales y cada vez más personas pueden participar en el mundo digital a un costo más bajo. Hablemos de la democratización como un proceso en el que todas las personas participan y tienen la posibilidad de efectuar un cambio. Ahora, aterricemos este concepto en el mundo digital, por ejemplo; hace 50 años las personas no tenían el mismo nivel de participación en los medios de comunicación que tenemos ahora, un tweet puede influenciar el diálogo a nivel internacional. Sin embargo, la democratización debe ir acompañada de educación.

La creciente prevalencia del internet y la digitalización ha propiciado el incremento de ciberataques que buscan robar datos. Antes, la preocupación de descargar música desde plataformas como Limewire que llenaban nuestra computadora de malware, no era la misma que ahora. La democratización de la tecnología, información e Internet le da el mismo nivel de poder a personas con malas intenciones que a una con buenas intenciones.

En otras palabras, es igual de fácil subir una foto a redes sociales que infectar un dispositivo con ransomware. Es por esto que, la ciberseguridad es un área cada vez más grande e influyente en nuestro mundo. La democratización necesita regulación y protecciones para evitar que ciberatacantes causen mayores pérdidas económicas y reputacionales, ya sea en empresas pequeñas que apenas comienzan a tomar ventaja del mundo digital, o en corporativos gigantescos que buscan modernizarse.

La ciberseguridad debe ser vista como la base sobre la que debemos de construir nuestra presencia digital, para que, sin importar a quién nos encontremos allá afuera, podamos tener la certeza de que nuestra información y la de la gente que nos la ha confiado, esté a salvo.

POR DIEGO PALMERÍN

@METABASEQ

www.metabaseq.com contact@metabaseq.com

MAAZ