PANORAMA INTERNACIONAL ANÁHUAC

La carrera de misiles

Esta carrera surge tras varios encuentros y desencuentros que se han dado entre los líderes de la península, y en el continente americano Trump y Biden

OPINIÓN

·
Paulina Axotla Flores/ Panorama Internacional Anáhuac / Opinión El Heraldo de México

En los últimos días las Coreas pareciera que han jugado a ver quien tiene mayor capacidad armamentística. A pesar de que no sea una novedad las animosidades entre Corea del Sur y Corea del Norte, los ensayos que se llevaron a cabo la semana pasada nos alertan de una carrera en la que nadie será ganador. Esta carrera surge tras varios encuentros y desencuentros que se han dado entre los líderes de la península, y en el continente americano Trump y Biden.

Tras las reuniones que sostuvieron Kim Jong-un, Moon Jae-in y Donald Trump en el 2018 se esperaba que este hito se consolidara como el inicio de la desnuclearización de Corea del Norte y de la consolidación de la paz en la relación intercoreana. Sin embargo, las promesas que no se cumplieron de estas cumbres, particularmente la eliminación de las sanciones estadounidense y de la ONU; ha provocado el descontento del gobierno norcoreano y con ello el inicio de una carrera apresurada hacia el desarrollo de armas nucleares y misiles de largo alcance.

Si bien las intenciones de Trump fueron de encontrar un trato entre iguales con Kim, la postura de Biden es completamente distinta en el discurso. Se busca seguir una postura opuesta a su predecesor y en el caso de Corea del Norte eso implica el no darle reconocimiento diplomático y político a Kim. A pesar de esto, la región asiática si se ha posicionado como una prioridad para Biden. Los principales intereses que están en juego son la guerra económica contra China y el control nuclear de Corea del Norte. Para lograr estos dos objetivos, Biden ha utilizado la estrategia de buscar a sus aliados para hacer un frente común. Entonces, dentro de las acciones que se han tomado hasta el momento en su administración son en principio en concordancia con lo que hizo Trump en su momento.

Por lo anterior, Corea del Norte ha sido traicionada y usada por los presidentes estadounidenses y por Corea del Sur, generando así una crecida en las animosidades y una carrera armamentística. Dentro de este contexto, Corea del Sur y Japón representan dos jugadores claves para determinar el futuro de la relación bilateral entre la administración Biden y el régimen de Kim. Hasta el momento el panorama apunta a que los surcoreanos fungirán como un muro de contención para controlar a su vecino mediante el apoyo económico y militar de los estadounidenses.

En esta carrera de enriquecimiento de plutonio y pruebas de misiles de largo alcance, los jugadores no tienen como meta final ver quien tiene la mayor capacidad de destrucción de sus enemigos, si no que están buscando ver quién logra obtener el control de los competidores de la carrera. Entre guerras económicas y demostraciones de poder, la región asiática se ha vuelto el lugar de juegos de líderes nuevos y viejos.

POR PAULINA AXOTLA FLORES

ASISTENTE ACADÉMICO EN LA FACULTAD DE ESTUDIOS GLOBALES, UNIVERSIDAD ANÁHUAC MÉXICO
lctl

PAL