DESDE AFUERA

Afganistán y la credibilidad de EEUU

La caótica forma en la que se dio la salida estadounidense del país asiático, deja un mal sabor de boca; parece que Biden lo hizo solo

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

"La decisión del presidente Joe Biden de retirarse de Afganistán ha desencadenado un replanteamiento global del papel de Estados Unidos en el mundo, los aliados europeos discuten su necesidad de desempeñar un papel más importante en asuntos de seguridad, y Rusia y China consideran cómo promover sus intereses en (Afganistán) un país liderado por los talibanes".
La cita, tomada del diario The Washington Post, refleja en buena medida las dudas creadas en torno al liderazgo estadounidense, en general, y respecto a Biden, en particular.

El problema se resume de una manera simple. Los Estados Unidos lucharon junto a sus aliados durante dos décadas y de hecho les pidió que se unieran a su pelea después del 11 de septiembre de 2001. Por convicción o por conveniencia, estuvieron de acuerdo y perdieron vidas, se hicieron de enemigos, invirtieron recursos... pero la sensación ahora es de que al momento de irse, el presidente Biden lo hizo solo.

Aunque la decisión de terminar la intervención militar estadounidense en Afganistán es considerada como correcta, sobre todo desde el punto de vista doméstico, la caótica forma en que se dio y la que un analista calificó como la falta previa de preparación y coordinación, sobre todo de comunicación con sus aliados, deja un mal sabor de boca.

Pero aún abona a la impresión de que Estados Unidos no es un aliado confiable, ni lo que Biden había prometido que sería, y que a diferencia de Donald Trump haría una política exterior con consideraciones multilateralistas, orientada a restablecer su lugar en la escena mundial, reconstruir alianzas y defender derechos humanos.

La forma en que se desarrolla la salida estadounidense y de sus aliados no deja un saldo positivo. De entrada, para la credibilidad de Biden. El tono del debate parlamentario en Londres sobre la situación en que quedan los británicos fue todo menos amable para el mandatario estadounidense.

Claro que cuando se encabeza a la potencia hegemónica en lo militar y lo económico la necesidad de credibilidad internacional parece pasar a un segundo término, como demostró Trump durante su Presidencia.

Pero el Estados Unidos de Biden y del futuro necesita aliados, sobre todo en temas económicos. La Unión Europea, para empezar, tiene intereses y necesidades propias en las negociaciones comerciales internacionales y muy en especial en torno a cuestiones tecnológicas. Tiene igualmente preocupaciones sobre la posibilidad de una oleada de refugiados, afganos, en particular, provocada por lo que consideran de hecho como un nuevo factor de inestabilidad en Asia menor.

Para los países de la región, la situación es complicada y hay especulaciones sobre las consecuencias del vacío de poder que deja la salida estadounidense en Afganistán y las posibilidades que sea ocupado por Rusia, China, Irán, o algún país vecino.

En otras palabras, es un mal momento para Estados Unidos.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

MAAZ