DES... PROPÓSITOS

Criptomoneda en El Salvador... Una barbaridad

Los argumentos empleados por Bukele para adoptar el Bitcoin son vagos, imprecisos y superficiales. No piensa que pueda generar una catástrofe en su país

OPINIÓN

·
Agustín García Villa / Des... Propósitos / Opinión El Heraldo de México

Aunque parece digno de una novela de ciencia ficción, es difícil dar crédito a la actitud del presidente Nayib Bukele (39 años), que se autoproclamó en redes primero como el “Dictador de El Salvador”, y dos días después, como el más “chido dictador del mundo”. La República del Salvador es el país más pequeño de Centroamérica, pero el tercero en población —6.5 millones— y por ello, el más densamente poblado.

Tiene altos índices de pobreza y muy modestas tasas de crecimiento anual —en general menores a tres por ciento los últimos veinte años—, instituciones vulnerables a la corrupción y las mayores tasas de violencia mundial. Como resultado, es uno de los países centroamericanos menos atractivos a la inversión extranjera directa y un constante expulsor de migrantes, principalmente a Estados Unidos.

Electo en 2019 en rechazo a los dos principales partidos políticos, que ostentaron la Presidencia en las últimas dos décadas, Bukele ha logrado algunos resultados positivos, como la reducción de la violencia, lo que le ha permitido reafirmar su popularidad. Pero ha pasado de ser un creyente en la democracia y un político transformador, en un gobernante con tintes autoritarios al estilo de Orbán en Hungría. Ha logrado someter, vía presiones políticas, al Poder Judicial, lo que le hace imponer su voluntad. Pero también lo expone a grandes errores.

Una medida de posibles enormes consecuencias ha sido la adopción, desde septiembre, de la criptomoneda Bitcoin y su uso. Es decir, que se pueda comprar y vender, ahorrar, invertir, etc., a través del mundo digital, aunque la mayoría de los salvadoreños no manejan ni entienden la idea.

Los argumentos empleados por Bukele para tomar dicha decisión son vagos, imprecisos y hasta superficiales. No piensa, según se observa, que sus mandatos puedan generar una verdadera catástrofe para El Salvador.

Según las razones del Presidente para la adopción del Bitcoin como moneda de curso legal, junto con el dólar que ha sido el medio de cambio oficial desde 2001, será mucho más fácil para los contribuyentes pagar sus impuestos y recibir apoyos del gobierno, facilitar las transacciones comerciales, así como, también, lograr una reducción significativa de las altas comisiones que tienen que erogar los salvadoreños residentes en el extranjero para el envío de remesas, mismas que actualmente significan alrededor del 22 por ciento del Producto Interno Bruto de ese país.

Bukele sostiene que adoptar el Bitcoin como moneda de curso legal hace de El Salvador el primer país del mundo en ponerse a tono con la modalidad digital y así rebasar una imagen negativa, pero el hecho es que se trata de un medio cuyo valor está sujeto a la oferta y la demanda de especuladores internacionales.

POR AGUSTÍN GARCÍA VILLA
ANALISTA ECONÓMICO
ORBE@ELHERALDODEMEXICO.COM

MAAZ