COLUMNA INVITADA

México en la presidencia del Consejo de Seguridad

México asumió en días pasados la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

OPINIÓN

·
Eduardo Macías Garrido / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

México asumió en días pasados la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La misión en este organismo internacional es encabezada por el embajador Juan Ramón de la Fuente, al mismo que López Obrador le diera sus raspones a propósito de las críticas absurdas contra la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los tres temas prioritarios que pretende impulsar nuestro país son el combate a la corrupción, el tráfico de armas y la labor preventiva para la paz y seguridad internacionales. De igual forma, el embajador de la Fuente, ha dicho que México también dará
prioridad a la agenda de la mujer.

Durante su presidencia, México organizará tres eventos. El primero buscará generar un debate sobre la corrupción, desigualdad,
exclusión y los conflictos armados, este será conducido por el presidente Andrés Manuel López Obrador. En el tema de la corrupción, ojalá y el presidente se base en los datos y trabajo del secretario de la Función Pública, Roberto Salcedo Aquino, quien tiene experiencia en el tema, aplicando y entendiendo a cabalidad el artículo 134 de nuestra Constitución, que establece que los recursos públicos se emplearán para satisfacer los objetivos para los que estén destinados, administrándose bajo los principios de la eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez.

Y digo del secretario Salcedo Aquino, funcionario honesto y profesional, porque si se asesora o acoge a los criterios del Fiscal autónomo, Alejandro Gertz Manero, no estoy tan seguro de que le entiendan en la ONU como se debe combatir la corrupción y, en particular, aplicar la ley sin distingos y bajo un criterio de imparcialidad.

Lo que si estoy seguro es que no servirá el caso de Emilio Lozoya, exdirector general de Petróleos Mexicanos, para ejemplificar como se debe combatir la corrupción en un país.

El segundo evento será un debate abierto sobre el tráfico y desvío de armas pequeñas y ligeras, así como su impacto en la seguridad internacional. La tercera reunión será para abordar los temas que ayuden a mejorar la colaboración y coordinación entre los órganos principales de la ONU, y hacer de esta manera más efectiva su labor preventiva en la agenda de paz y seguridad internacional.

Debido a la vocación pacifista de nuestro país, este tercer tema es especial en la agenda, ya que siempre se ha privilegiado la
diplomacia preventiva, los medios pacíficos de solución de las controversias internacionales, ya sean jurídicos o diplomáticos. Lo que se analiza en el Consejo de Seguridad no es menor, por ejemplo, cada mes se discutirá la situación en Medio Oriente, Siria, Yemen, Irán y el estatus en Libia y Somalia.

La agenda de México en la ONU será difícil, por los temas complicados que se tocarán, pero bajo el liderazgo del canciller,
Marcelo Ebrard, el éxito está garantizado, lo que permitirá seguir poniendo el nombre de nuestro país en alto. En este marco, el presidente López Obrador en lo que fue apenas su segundo viaje al exterior en tres años de gobierno, viajo el pasado martes 9 de noviembre a la sede de la ONU, en la ciudad de Nueva York, donde indicó que el principal problema del planeta es la corrupción.

Además de que se reunió con el secretario General del organismo, António Guterres.

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO
COLABORADOR
EDUARDOMACG@ICLOUD.COM
@EDUARDO84888581

MAAZ