Mi Villano Favorito

En México la situación se agrava por la manera en que se enfrenta la crisis económica que ha dejado a millones de trabajadores sin empleo

La pandemia de COVID-19 ha causado –según cifras oficiales- más de 72 mil muertes en el país. Esta cifra podría ser cercana a los 200 mil fallecidos si tomamos en cuenta el exceso de muertes en comparación con años anteriores.

Con base en datos de contagios y defunciones, Estados Unidos, Brasil,  Reino Unido y México (todos gobernados por populistas iliberales) son los peores países del orbe en el manejo de la contingencia sanitaria.

En México la situación se agrava por la manera en que se enfrenta la crisis económica que ha dejado a millones de trabajadores sin empleo y llevado a la quiebra a miles de empresas. De acuerdo con el Programa de Estudios del Desarrollo de la UNAM, al menos 16 millones de personas han engrosado las filas de la pobreza extrema.

Al apostar por la inmunidad de rebaño, la burocracia salubrista se ha aprestado a construir al villano del cuento: la industria de bebidas azucaradas y alimentos procesados. Sin ningún sustento empírico han determinado que la obesidad y la diabetes son los causantes de las muertes por COVID-19. Sin embargo, la evidencia empírica sugiere que otras variables como la edad o el género están más relacionados con una mayor mortalidad por esta enfermedad.

El matemático de la UNAM, Arturo Erdely, determinó en su estudio sobre factores de comorbilidad en la tasa de letalidad que la obesidad incrementa en solo 4% la posibilidad de morir por COVID-19. Por poner un ejemplo, Estados Unidos, donde el 37% de la población padece de sobrepeso u obesidad, hay una tasa de letalidad de 3%; mientras que en México, con un porcentaje significativamente menor de obesos (28%), hay una tasa de mortalidad casi cuatro veces más alta (11%).

Miembros de la comunidad científica señalan que la tardía reacción del gobierno, la limitada realización de pruebas, el nulo rastreo de contactos, y la negativa a promover el uso de mascarillas son las verdaderas causas de la tragedia mexicana. Otro factor de letalidad en México es la atención médica tardía a quienes padecen Covid-19: los enfermos no llegan a los hospitales y ser intubado en un hospital del sector salud es equiparable a una sentencia de muerte. 

Dicen que las Obras son amores o en términos anglosajones: put your mouth where your money is.  A pesar de que este año se recaudarán más de 23 mil millones de pesos en IEPS a alimentos y bebidas, solo se destinarán 520 millones a programas para prevenir la obesidad y el sobrepeso, y no existe una política nacional que permita y fomente la activación física de, al menos, niñas y niños. Esto muestra un nimio compromiso para resolver el problema de raíz.

Tal vez por ello, la encuesta GEA muestre que un 60% de los encuestados desaprueba la gestión del doctor López-Gatell como Zar de la pandemia. Y por las mismas razones y desafortunadamente, aún podemos esperar una mayor pirotecnia por parte de las autoridades sanitarias del país. [nota_relacionada id=1238311]

POR ALEJANDRO ECHEGARAY
POLITÓLOGO
@AECHEGARAY1
avv / eadp


Compartir