Volvió la NFL, con muchas dudas

La falta de pretemporada ha sido notoria. Lo primero que cualquiera puede notar es la falta de ritmo, en general, se ven “duros”

La NFL por fin ha vuelto. Es una gran noticia que el futbol americano haya podido empezar a tiempo, incluso algunos estadios con un poco de público. Ahora ya que ha vuelto, toca revisar cómo lo ha hecho y lo primero que cualquiera puede notar es la falta de ritmo, los jugadores, en general, se ven “duros”. Esto es una consecuencia obvia de la corta pretemporada que tuvieron los equipos.  

Para aquellos que suelen hacer menos la pretemporada, ahora pueden ver qué tan importante es contar con los campamentos de primavera y sobre todo con los partidos de preparación (que no hubo este año). La posición que parece más afectada, al menos en lo observado en la Semana 1, es la de quarterback. La mayoría de los pasadores se notaron dubitativos e imprecisos a lo largo de los 16 partidos que tuvo esta primera semana de actividad de temporada regular.

Esta es una temporada sin antecedentes, ya que no hubo esa preparación previa, por lo que no hay forma de saber cuándo van a entrar los equipos en un buen ritmo competitivo o si los jugadores van a alcanzar su tope físico a lo largo de 17 semanas, con todo lo que eso implica. Las lesiones van a estar a la orden del día, más que de costumbre, los más “frágiles” seguro se perderán algunos partidos. Los head coaches tendrán que ir sobre la marcha ajustando su plan de juego según vayan siendo las bajas que tengan.

Uno de los pocos equipos que se mostraron realmente sólidos son los vigentes campeones, los Kansas City Chiefs; su quarterback, Patrick Mahomes está en plena forma. Las unidades defensivas, en general, se ven menos afectadas, un claro ejemplo es Pittsburgh que tiene una defensiva top y seguramente será su punto fuerte de competición. Cam Newton debutó bien con los New England Patriots, pero habrá que ver con rivales más exigentes si realmente puede ser dominante.

Mención especial a los Green Bay Packers y Aaron Rodgers, se pararon muy bien ante Minnesota, precisos y engranados a la ofensiva, con su quarterback mostrando su mejor versión, acompañado de un Davante Adams que es su mejor arma. Tom Brady no lució mal en su debut con Tampa Bay pero tampoco extraordinario, al final cayeron con New Orleans. Los Saints siguen siendo favoritos en su división, y aunque Drew Brees no esté aún en su mejor forma, el equipo tiene muchas armas para sacar duelos complicados, como lo fue éste contra los Buccaneers.

Las decepciones vienen cuando hablamos de Dallas y San Francisco. En el caso de los Cowboys, si antes había algunas dudas sobre Dak Prescott, ahora se han incrementado; con etiqueta de franquicia y buscando un contrato multimillonario, el pasador deberá mostrar que puede llevar a Dallas a un Super Bowl, de lo contrario, terminará siendo agente libre el próximo año.

Con los 49’s volvieron los cuestionamientos a Jimmy Garoppolo, quien se mostró errático, además, el equipo presenta muchas bajas entre sus receptores, haciendo más difícil el trabajo de su quarterback.

Falta mucho, esto apenas empieza, pero el diagnóstico, hoy por hoy, señala que será una temporada complicada para la mayoría; como en el resto de los deportes, será una campaña atípica. Faltan 16 semanas, ya veremos quiénes se levantan y quiénes, desde el inicio, están siendo condenados. [nota_relacionada id=1245546]

POR GERU

GERUCORREA@GMAIL.COM

@el123pormi

hjc / eadp


Compartir