¡Solo se requiere cumplir la Ley!

Las imágenes de edificios derrumbados volaban, gente en medio de las nubes de polvo, los coches atrapados en las avenidas

Nunca nos hubiéramos imaginado que el 19 de septiembre del 2017 volveríamos a ser sacudidos, ese mismo día, después de 32 años de aquel terremoto que azotó el Distrito Federal. En el 85 fueron más de 10 mil muertes y en el 2017 fueron 365.

Fue un antes y un después para ambos casos. A las 07:19 hrs del 19 de septiembre de 1985 las escuelas y las oficinas apenas empezaban a llenarse, muchos iban saliendo de casa, mientras que otros más todavía dormían, pero en ese momento sentimos un sismo con una magnitud de 8.1 grados de acuerdo al Servicio Sismológico Nacional (SSN).

A las 13:14 hrs del 19 de septiembre del 2017 las escuelas, oficinas, trabajadoras domésticas y muchos más, se encontraban laborando o estudiando, éste tuvo una intensidad de 7.1 grados de acuerdo al SSN.

En el 85´ las comunicaciones se colapsaron, la Ciudad de México parecía un campo de guerra, entre derrumbes y el fuego ocasionado por algunos edificios colapsados. Los autos no se podían mover, la gente corría en busca de sus familias. Fue la radio en ese momento el unico medio que pudo transmitir lo que pasaba en las grises calles.

En el 2017 todo cambió, a los medios tradicionales se le sumaron las redes sociales que  fueron vitales para la comunicación permanente en medio de la crisis y la psicosis.

Las imágenes de edificios derrumbados volaban, gente en medio de las nubes de polvo, los coches atrapados en las avenidas, y una vez más la solidaridad fue la característica de quienes se encontraban en las calles en ese momento, o a quienes al llamado que se hacía vía Twitter o Facebook se concentraban en los diferentes edificios derribados para lograr salvar vidas a partir de cadenas humanas que quitaban piedra a piedra para no ocasionar mayores derrumbes y lograr el milagro.

Miles de personas brindaron ayuda, caminaban entre escombros cuidadosamente, hasta que se escuchaba el más ligero sonido que provocaba que en medio de la turbulencia, la señal del brazo arriba con el puño cerrado ocasionaba ese silencio total que enchinaba la piel, para lograr el rescate.

Hoy hace 35 años de aquel 1985 y tres de aquel 2017, la naturaleza y la impunidad terminaron con miles de vidas. Por todo esto, se han hecho cambios importantes al Reglamento de Construcciones en el Distrito Federal, al ser la capital del país una zona sísmica. 

Esta Norma fue creada en 1920 y modificada a partir del sismo del 28 de julio de 1957 el cual tuvo una magnitud de 7.9 grados, es ahí donde se incorporan especificaciones en seguridad estructural, dictámenes, así como las figuras del Director Responsable de Obra (DRO) y los corresponsables.

Para 1985, se volvió a actualizar el reglamento para reforzar las medidas de seguridad estructural; y se agregaron especificaciones en materia de accesibilidad para personas con alguna discapacidad.  

Actualmente no se requieren más cambios, me dijo Cesar Cravioto el Comisionado para la Reconstrucción “lo que se necesita es que se cumpla la Ley, que el DRO no sea el unico responsable, también lo deben ser los constructores y los inversionistas los cuales deben ser escrupulosos al construir”

Al mismo tiempo Cravioto me aseguró que a finales del 2020 se entregarán el 75 por ciento de los  370 edificios reconstruidos para que en el 2021 se concluya con la entrega.

Después de todo lo vivido sabemos que nunca podremos evitar que la naturaleza sacuda la tierra, pero si podemos evitar que la impunidad prevalezca por encima de la vida de las personas. [nota_relacionada id=1248801]

POR SOFÍA GARCÍA 

CONDUCTORA DE EL HERALDO RADIO

@SOFIAGARCIAMX

eadp


Compartir