Incontinencia verbal

Flaco favor le hacen al presidente López Obrador quienes se esfuerzan por adularlo al extremo del ridículo. En días recientes, las expresiones de quienes lo idolatran han sido desproporcionadas.

Comencemos por quienes, despojados de recato y pudor político, lanzaron sus mejores halagos a su máximo líder y guía.

Alejandro Rojas Díaz Durán, senador suplente y aspirante a la presidencia nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), fue el primero. En su afán de ganar popularidad ante la encuesta que definirá al próximo dirigente del partido en el poder, y de visita en la tierra natal del presidente, fue el primer adulador. Prometió que, si gana la presidencia de Morena, propondrá renombrar al estado como Tabasco de López Obrador, como Puebla de Zaragoza. A pesar de que el mismo Presiente ha dicho que no quiere ver su nombre en ninguna calle o avenida.

Casi simultáneamente, el escritor Paco Ignacio Taibo II, cometió otro de sus acostumbrados exabruptos. Se atrevió a aconsejar a Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, dos de las plumas más destacadas de la literatura y el periodismo contemporáneo, que más les vale que se queden en su esquinita o que vayan cambiando de país muy pronto. Negó que se trate de una amenaza. Es un consejo fraternal. Les estoy dando un sabio consejo.

Francisco Ignacio Taibo Mahojo -su nombre real- nació en España y llegó a México, exiliado, a los 10 años, junto a su familia. Huyeron del franquismo. Por eso, sorprende e indigna más su sugerencia para que Krauze y Aguilar Camín se vayan del país.

No olvidemos que el mismo Paco Ignacio Taibo II fue el autor de la expresión más vulgar de la política mexicana en décadas. En noviembre de 2018, a unos días de que López Obrador protestara como Presidente, se regodeó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, cuando dijo: ¡sea como sea, se las metimos doblada, camaradas!.

Layda Sansores, la controvertida chiapaneca que hoy es alcaldesa de Álvaro Obregón, no quiso quedarse atrás. El domingo, declamó sin pudor una oda a López Obrador.

[nota_relacionada id= 1236769]

Sólo un minuto para decirte que, por sus mañaneras imperdibles que marcan agenda; porque combatiste el huachicol desafiando a la delincuencia organizada; por tus programas sociales, siempre pensando en los más vulnerables; porque decidiste combatir la corrupción desde sus entrañas; porque pusiste punto final a pensiones y mansiones de presidentes; porque dirigiste al sur tu mirada visionaria; por tu austeridad monástica; porque dejaste Los Pinos; porque nos conmueve la sencillez con que vives; porque nos mueve tu corazón guerrero que nunca deja de luchar; porque creaste escuela y dejas legado. Porque dices que te atacan, pero en 200 años de historia política nadie había tenido el aval de tanto pueblo; porque sólo cada 100 años nace un líder como tú, Andrés Manuel.

Luego de semejantes y desproporcionadas alabanzas, el presidente López Obrador no mostró rubor alguno. Simplemente, guardó silencio.

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM 
@CACHOPERIODISTA
lctl


Compartir