El agua es vida

En Chihuahua, la posición del Presidente ha sido la de manipular la información, dándole un tinte maniqueo

El derecho humano fundamental al agua no es un discurso, es vida para millones de mujeres y hombres en el mundo.  La Organización de las Naciones Unidas (ONU)  consagró la década 2005-2015 como el Decenio Internacional para la Acción, “El agua, fuente de vida”. 

La Constitución General de la República consagra al agua como patrimonio de los mexicanos,y a ello se supeditan las concesiones y tratados que celebre nuestro país. 

El Tratado de Aguas, firmado por nuestro país con Estados Unidos en 1944, ha sido respetado durante toda su vigencia.

 Este tratado previene la posibilidad de cubrir las cuotas estipuladas en quinquenios, es decir, si hay sequías en un año, se puede compensar en el siguiente. La Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) y la Conagua tienen información confiable que es la base para las acciones que se toman respecto del uso del agua de las presas en México, de Chihuahua, o de otros estados fronterizos.

Desgraciadamente, como está ocurriendo con casi todos los problemas que surgen en nuestro país recientemente, la posición del gobierno federal, específicamente del Presidente de la República, ha sido la de manipular la información, dándole ese tinte tan característico de buenos y malos. Los agricultores chihuahuenses son etiquetados como “dueños del agua”,
y quienes los apoyan como “conservadores”.

En el colmo de su falta de conocimiento sobre lo que ocurre, acusa intereses electorales en esta legítima defensa del derecho de los agricultores al agua para sus tierras.

[nota_relacionada id= 1240272]

El ciclo agrícola 2020 en Chihuahua termina el 30 de septiembre, y los agricultores tienen cubierta el agua que requieren para los días que restan, por eso resulta ocioso que la directora de la Conagua informe que están cubiertas las necesidades para este ciclo. 

Lo que los agricultores reclaman es que se les esté quitando el agua que han venido ahorrando para el inicio del ciclo 2021, ya que el ciclo inicia antes de la época de lluvias, y el no tener agua en esa época sería un grave problema.

Es fundamental que el conflicto artificialmente creado por el gobierno federal concluya. Adicionalmente hay que analizar la razón por la que éste fue creado.

Dice el Presidente que es por cuestiones electorales, y probablemente tenga razón.

Pero esta razón no responde a asuntos electorales nacionales, mas bien a aquéllos concernientes a nuestros vecinos del norte: 

El próximo 3 de noviembre habrá elecciones en Estados Unidos, y uno de los estados en los que Donald Trump se enfrenta a un electorado dividido es Texas, estado limítrofe con México, receptor del agua del Tratado de Aguas que nos ocupa.

El agua que el gobierno federal está tratando de extraer de La Boquilla, en Chihuahua, iría a ese estado de la Unión Americana,
donde Trump enfrenta una
 gran competencia. 

¿Casualidad?  Esa agua la está extrayendo de un estado donde gobierna, y seguramente seguirá gobernando el Partido Acción Nacional

¿Casualidad?

POR CECILIA ROMERO
COLABORADORA
@CECILIAROMEROC
lctl


Compartir