Clínicas y hospitales públicos de 'primer mundo” (16)

La formación de un médico es algo realmente excepcional que requiere de escuelas de medicina-públicas y privadas-con instalaciones adecuadas

Como ya hemos comentado, al igual que todas las carreras profesionales, la de medicina es la que nunca se deja de estudiar: se estudia todos los días, toda la vida. Es la que más requiere de estudios y actualización constantes. Aquello de que los errores de los médicos se “tapan con tierra” es un chiste cruel, una falacia. De que puede haber errores, claro que sí, pero no tan seguido ni por desconocimientos médicos, mucho menos por negligencia. De ahí que, como también hemos señalado y lo recalcamos, dado lo difícil, complicado e inacabable campo de la medicina, que para estudiarla se requiere de verdadera vocación mucha voluntad, pasión y entrega total en su ejercicio. Que, exageramos, tal vez, pero se trata de la salud y la vida de un ser humano. ¿Usted, qué opina amable lector?

La formación de un médico es algo realmente excepcional que requiere de escuelas de medicina-públicas y privadas-con instalaciones adecuadas y personal académico altamente capacitados y especializados y no de “maestros improvisados”. Una escuela superior de medicina no es aquella que carece de lo más elemental para el desempeño de sus actividades académicas y científicas. Una verdadera escuela de formación de médicos es la que debe estar siempre equipada con lo más moderno en la tecnología en sus aulas y laboratorios. En ellas no cabe la austeridad o recortes del presupuesto federal, sino todo lo contrario. Estudios, prácticas y cursos de actualización en todos los niveles deben ser constantes en todas las instituciones, clínicas y hospitales posibles. En ellas no deben tener cabida los porros y líderes estudiantiles que cierran escuelas a su arbitrio.

Una escuela de medicina no puede ser “patito” o creada al vapor por capricho o compromiso político de ningún gobernante. Por causa de políticas públicas equivocadas y nefastas, sobre todo en el aspecto educativo y de salud, las consecuencias son terribles. La política populista y retrograda sigue causando estragos en el desarrollo nacional y nada parece detenerla. Para colmo, debido a la austeridad imperante, la ciencia y la tecnología no tendrán cabida en todo aquello que signifique progreso. ¿Se imagina, amable lector, una escuela de medicina sin los adelantos en la ciencia y la tecnología? ¿Avanzamos, retrocedemos o nos estancamos?

Y justamente, ante las carencias, deficiencias, irresponsabilidad y negligencias que prevalece en los servicios médico-sanitarios públicos-incluso privados-nos congratula enterarnos que la Universidad de la Sierra Sur (UNSIS) del Sistema de Universidades del Estado de Oaxaca, (SUNEO) inicia el tercer año de la carrera de Licenciatura en Medicina. El objetivo, asegura a EL HERALDO DE MÉXICO la Vice-Rectora, la maestra Sandra Karina Ramírez Vázquez, es el mismo de todo el SUNEO: ofrecer enseñanza de calidad eficiente en la formación de los nuevos médicos. Pero, no es una escuela de medicina más, recalca la Vice-Rectora, sino una verdadera institución en la que se está procurando la formación integral del licenciado en medicina (médico) que se requiere para la prevención, el tratamiento y el restablecimiento de la salud de la población.

Todo, precisa, es a partir del orden, la disciplina, la eficiencia y la constancia, así como de las magníficas instalaciones y equipo de tecnología de punta- de primer mundo-con que cuenta e identifican al SUNEO, tanto nacional, como internacionalmente. Se trata de formar al nuevo médico con verdadero sentido humano, para cuidar la salud de sus semejantes en base a una carrera profesional que garantice ese objetivo. Desde luego que EL HERALDO estará atento a esta nueva carrera que oferta el SUNEO. Continuará…

[nota_relacionada id=1203058]

POR DIEGO ALCALÁ PONCE

COLABORADOR

DIEGOALCALAPONCE@HOTMAIL.COM

eadp


Compartir