La brecha de habilidades en el cibermundo

El panorama laboral está cambiando a un ritmo acelerado. A nivel mundial, el desempleo venía creciendo desde antes de la pandemia y su llegada lo aceleró. Este problema afecta particularmente a la población joven.De acuerdo con cifras publicadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT),a nivel mundial, 75 millones de jóvenes entre 15 y 24 años se encuentran sin trabajo y se espera que este número siga creciendo con el contexto actual. A lo anterior, debemos agregarle que vivimos en un mundo que constantemente está cambiando y el ritmo al que debemos actualizarnos deja a muchas personas fuera.

El escenario actual parece desolador pero recordemos que toda crisis conlleva una ventana de oportunidad y, en esta ocasión, sirvió para reforzar y crear otras actividades que harán que determinados puestos ganen presencia en el mercado laboral. El universo online está más fuerte que nunca, hemos visto cómo el número de personas que interactúan en entornos virtuales ha incrementado exponencialmente y también atestiguado como empresas, escuelas e instancias gubernamentales digitalizaron su esquema de trabajo.

Este fenómeno acentuará la demanda de personas especializadas en ingeniería, robótica, programación y de personas expertas en materia de ciberseguridad y blockchain. ¿Cómo nos aseguramos de que las capacidades y habilidades de las personas que las empresas buscan reclutar para llenar sus vacantes cumplan con los requerimientos del puesto?

La brecha de habilidades se ha convertido en un problema al tener consecuencias negativas en términos económicos y sociales. Además, ha provocado un aumento significativo en el desempleo y una limitante en el crecimiento profesional de las personas; por si no fuera suficiente, las empresas no pueden aprovechar al máximo los recursos humanos y su productividad se ha visto afectada. Solucionar el problema es una tarea conjunta entre el sector privado, las instituciones educativas, el gobierno y la sociedad civil.Todos deben involucrarse en el proceso de desarrollo de un capital humano realmente alineado a las necesidades del mercado laboral.

[nota_relacionada id= 1157085]

La capacitación y formación laboral en las áreas en que las empresas consideran existe un mayor déficit puede ayudar a reducir la brecha. Invertir en plataformas que mejoren el alcance y la calidad de los programas formativos y sistemas de empleos es fundamental. Pensemos en el área de ciberseguridad, donde hay una constante denuncia sobre la falta de habilidades en quienes incursionan en ella y las personas que buscan capacitarse no encuentran las herramientas necesarias. Para reducir esta brecha, sería necesario implementar un programa de capacitación efectivo y motivador que le asegure a sus estudiantes que al terminarlo tendrían una oferta de trabajo alineada a sus capacidades. Si existiera una plataforma así ¿te inscribirías?

POR ALEXANDRA MOGUEL
@MetabaseQ
www.metabaseq.com
contact@metabaseq.com

lctl


Compartir