Bienvenidos a la era del renacimiento digital

El invierno ha llegado. La pandemia que vivimos cambiará la manera de hacer negocios en las próximas décadas. Es hora de comenzar a construir el futuro digital

Comencemos con los hechos. Estamos ante una contracción económica masiva y un restablecimiento total de la economía global. En los próximos meses, se predice la muerte de millones de personas, lo cual, combinado con la excepcional crisis tanto de solvencia como de liquidez, hará que nos veamos inmersos en una depresión económica sin precedentes.

Sin embargo, si vemos el lado positivo, de la misma forma en que surgieron movimientos revolucionarios en el pasado, la combinación de enfermedades y contracción económica trae consigo el nacimiento de una nueva era y de un nuevo orden mundial. Aun cuando nos enfrentamos a las perspectivas del colapso económico no todo está perdido pues comenzamos a ver signos de un futuro digital emergente. La historia se ha repetido de esta forma durante siglos: ha llegado el invierno, pero la primavera está en el horizonte. Estamos al borde de lo que será un renacimiento digital.

Si bien, el COVID-19 ha cambiado en muchos sentidos la forma en que vivimos y nos ha confinado a nuestros hogares, también está reforzando las tendencias tecnológicas que habían comenzado su curso mucho antes de la pandemia, al tiempo que acelera aquellas para las que tal vez el mundo no estaba preparado. Durante años habíamos hablado de una vida futurista impulsada por la tecnología, pero cuando la pandemia nos impuso esta realidad digital muchas personas y organizaciones no estaban listas.

Las últimas semanas han servido para enseñarnos en dónde se encuentran las grietas del sistema, así como, las oportunidades que tenemos para innovar.

1.         Reestructuración de la cadena de suministros: existe una gran necesidad de que los componentes de suministros estén mejor distribuidos, coordinados y sean rastreables en distintas geografías.

2.         Interacciones humanas esenciales: está casi por demás decir que el COVID-19 será un acelerador para cualquier negocio en línea. Sin embargo, todavía hay una brecha tecnológica en áreas esenciales de nuestras vidas que ha hecho que esta transición a la vida digital sea complicada y dolorosa.

3.         Diseño seguro: conforme todas las facetas de nuestra vida se tornan digitales es fundamental que las compañías innoven pensando en ciberseguridad y construyan bases resilientes. El cambio tan rápido del trabajo tradicional al remoto dejará vulnerables a un gran numero de empresas. [nota_relacionada id=963763 ]

Algunos de estos cambios y de las decisiones tomadas durante este momento histórico de la humanidad establecerán precedentes y continuarán creando una disrupción digital a largo plazo que dará forma a las empresas en las próximas décadas. Ahora es el momento perfecto para innovar y construir.

POR LOUISE IRELAND
@louiseirelan

lctl


Compartir