Ser y tener voz propia, legado de Leona Vicario

OPINIÓN

·

Comenzamos el año reconociendo a Leona Vicario, quien decidió ejercer y pelear por libertad, sin mezquindades ni regateos. Defender el derecho a ser, en ese momento en disidencia, en conciencia autónoma y libre, a razón de su facultad exclusiva como mujer insurgente, no como añadidura ni como decoración de los méritos de alguien más.

Periodista, rebelde, estratega, comunicadora, voluntaria a favor de enfermos y heridos, quien en su curso de vida -en un acto por demás empoderador-, reconoció sus virtudes para la comunicación táctica a favor de los independentistas. Leona fungía como conducto entre insurgentes y sus familias, al redactar las cartas entre ellos.

Un auténtico río de información valiosa para el movimiento, el cual poco a poco fue delineándose a estrategias más específicas para la codificación secreta de la estrategia militar.

Cuando a años de su reconocimiento como pieza clave del movimiento insurrecto, Lucas Alamán intentó restar méritos a su lucha, catalogándolo de “heroísmo romancesco”, producto del amor y no de cierta militancia; este político conservador sabía que con infantilizaciones demeritaba la imagen pública de una mujer política, revalidando lo que por siglos continúan diciendo a las mujeres en el espacio público: que no se debía ostentar protagonismo en torno a las esferas del poder e inhibiendo a otras a participar de los asuntos públicos.

Ella contestó públicamente: “Confiese Sr. Alamán, que no sólo el amor es el móvil de las acciones de las mujeres: que ellas son capaces de todos los entusiasmos, y que los deseos de la gloria y de la libertad de la patria, no les son unos sentimientos extraños; antes bien suele obrar en ellas con más vigor[…]”.

Ella, nuestra Leona, la primera mujer periodista de México, quien bajo una férrea convicción política perfiló nuevos postulados sobre la autonomía de las mujeres, desde una resistencia feminista, defendiéndose de la violencia política contra ella y de las que venimos después, nos reafirma a ser en nombre y voz propia, siendo por ello y muchas otras razones reconocida bajo las más altas distinciones, como el muro de honor de la Cámara de Diputados y Diputadas.

Y así, bajo la propuesta aprobada de la Dip. Fed. Marivel Solís, presidenta de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación, de asignar 2020 como Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria, compartimos honrar su memoria.

En estos días, el lugar donde descansan sus restos -La Ángela de la Independencia- mantiene un registro actual desde la rabia y el hartazgo, por defender el derecho a vivir libres de violencia, sabemos que si viviera, con las feministas estuviera, conociéndonos y reconociéndonos en la lucha.

Y prósperamente podemos decir que son millones las heroínas quienes con sus pasos, su mirada, su puño levantado, han forjado patria para las mujeres también. Sigamos cimentando la Cuarta Transformación de un México para todas.

[nota_relacionada id=825522   ] 

POR WENDY BRICEÑO ZULOAGA
PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE IGUALDAD DE GÉNERO
@WZULOAG

lctl