Sin formas, pero con mucho fondo

La 4T sabe a ciencia cierta que concluye una relación bilateral basada en la “amistad” entre dos líderes carismáticos y absolutos

Sin formas, pero con mucho fondo
Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Hay algo en lo que concuerda el gobierno de México con el de Estados Unidos: perdonan, pero no olvidan.

Andrés Manuel López Obrador intenta reparar la relación con el Presidente electo de EU. Después de conseguir el triunfo en el Colegio Electoral, el mandatario mexicano informó que había enviado una carta al demócrata felicitándolo por su victoria en la elección.

En una carta breve, fría y contundente, dejó claro que los principios básicos establecidos en la Constitución, como la no intervención, la autodeterminación de los pueblos y el respeto por la soberanía, deben ser los ejes rectores en la relación bilateral, dejando ver entre líneas, la preocupación y el miedo de un cambio de juego con una Casa Blanca demócrata.

La 4T sabe a ciencia cierta que concluye una relación bilateral basada en la “amistad” entre dos líderes carismáticos y absolutos, y comienza una de respeto por instituciones, normas y la diplomacia que tendrá que funcionar alrededor de una agenda de metas claras, las cuales serán monitoreadas y evaluadas por las autoridades correspondientes. Por eso, la necesidad del Presidente mexicano de marcar su línea desde un inicio.

No es casualidad que dos días después de felicitar a Biden, el Presidente de México haya anunciado al secretario de Educación, Esteban Moctezuma, como el próximo embajador en Washington. La designación se hizo a bote pronto, sin pedir el beneplácito del país anfitrión, ni del equipo del presidente electo.

El mensaje es claro, es un nombramiento político, con vínculos al empresario Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca y miembro del Consejo Asesor Empresarial del Presidente, lo que significa que, en la relación con nuestro primer socio comercial imperará la lealtad al proyecto político de la 4T.

Esa misma semana, el Congreso aprobó las reformas a la Ley de Seguridad Nacional para regular las actividades de agentes extranjeros operando en territorio nacional, otro mensaje más del Presidente diciendo que no se metan con sus macetas. No fue bien recibido por distintas instituciones y miembros del Congreso de EU quienes advirtieron que, de aprobarse dicha iniciativa, se ponía en riesgo la futura cooperación en materia de seguridad. Falta la reforma a la Ley del Banco de México, que le da acceso al crimen organizado al sistema financiero.

Desde su gira por Yucatán, el Presidente anunció que sostuvo una llamada con Biden, en la cual se reafirmó el compromiso de trabajar juntos por el bienestar de los pueblos. En ocasiones, las “formas” hablan mucho más del fondo, que el propio fondo de las cosas, México ha mandado un sin fin de mensajes fuera de forma, pero con mucho fondo, lo cual podría tensar y complicar la relación bilateral a partir del 20 de enero.

POR LILA ABED
@LILAABED
POLITÓLOGA E INTERNACIONALISTA


Compartir