Gran función que cumple expectativas

Los combates que pudimos presenciar el viernes fueron acordes a los que se han dado en la historia de la Ciudad de México

Gran función que cumple expectativas
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / Opinión El Heraldo de México

La Ciudad de México explotó con la gran cartelera boxística del pasado fin de semana.

La capital del país ha tenido grandes eventos a través de los años, siendo una de las plazas más importantes del mundo, por lo que este viernes la empresa británica Matchroom, en conjunto con Promociones Zanfer, presentaron en las instalaciones de Televisión Azteca tres peleas de título mundial que cumplieron las expectativas.

No fue el Estadio Azteca, la Plaza de Toros México, la Arena Coliseo o Arena México, no fue una función que el público pudiera disfrutar, como tantas ocasiones ha sucedido en la historia del boxeo mexicano.

PREMIACIÓN. Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, reconoció de esta manera el esfuerzo de Cuadras y Estrada. Fotos: @WBCBOXING Y ESPECIAL

Tantos grandes han combatido en la Ciudad de México: El Ratón Macías llenó la Plaza de Toros, Chávez abarrotó el Azteca, y así como ellos muchos más han peleado en la gran capital del país.

En esta ocasión Rey Martínez dio una gran exhibición de poder, al liquidar a su rival en tan sólo dos episodios, seguido por una gran pelea de Román Chocolatito González, en la que ganó por decisión unánime, y la cartelera cerró con una dramática guerra entre el campeón mundial supermosca: Juan Francisco Gallo Estrada, ante Carlos Príncipe Cuadras.

Ésta fue una revancha que dejó en claro que cuando dos mexicanos se ven arriba del ring, es garantía de que será una pelea memorable.

Estrada se tuvo que reponer de una caída en el tercer round y remó contra corriente, pues iba abajo en las puntuaciones, cuando en el onceavo episodio logró prender a Cuadras, derribándolo en dos ocasiones, y forzando al réferi Lupe García a detener las acciones.

Fotos: @WBCBOXING Y ESPECIAL

¿SABÍAS QUE…?

Pocos están enterados de la existencia en el siglo pasado de Émile Pladner, a quien apodaban Araña.

Este boxeador francés ganó el campeonato mundial de peso mosca, por nocaut en el primer asalto, sobre el estadounidense Frankie Genaro, en pelea escenificada en París el 2 de marzo de 1929, y apenas 36 días después se convirtió en el hombre que menos tiempo ha durado sobre el trono de su división, al perder la revancha con Genaro en el mismo ring en el que se coronó. Aquello fue descalificación en cinco rounds.

Después de eso continuó peleando no sólo en Francia, sino en por lo menos una docena de países distintos. No volvió a recibir otra oportunidad titular y terminó su carrera en París, su tierra natal.

Dejó un historial de 101 triunfos, 36 de ellos por nocaut, 10 empates, y sufrió 17 derrotas.

Fotos: @WBCBOXING Y ESPECIAL

ANÉCDOTA DE HOY

En muchas ocasiones mi papá me narró que una de las máximas satisfacciones de su vida lo constituyó el reconocimiento que le fue ofrecido el 26 de octubre de 2010 por la Iglesia Maronita de México, representada por el arzobispo Georges Saad Abi Younes.

El homenaje incluyó, como parte principal, la entrega de la medalla y el pergamino conocido como Caballero de San Gregorio, por sus cualidades humanas, así como por su trabajo digno y honesto.

A esta satisfacción se agregó en igual medida la presencia de algunos de sus más entrañables amigos, como los señores Carlos Slim, Manuel Mondragón, Ignacio López Tarso, Pedro Joaquín Coldwell y Nouhad Mahmoud, entonces embajador de Líbano en México.

El escenario fue el Centro Libanés de la capital mexicana, en donde estuvieron presentes grandes campeones y medallistas olímpicos.

Fotos: @WBCBOXING Y ESPECIAL

POR MAURICIO SULAIMÁN

PRESIDENTE DEL CONSEJO MUNDIAL DE BOXEO

@WBCMORO


Compartir