Podría superar a cualquier serie, pero...

Timbiriche no puede decidir si hace o no una bioserie del grupo, los derechos los tiene la televisora de San Ángel

Escrito en OPINIÓN el
Cada día, las bioseries son más populares. Esto se debe a tres cosas, en primera porque somos bastante metiches y curiosos por naturaleza; en segunda, hay una necesidad de varios famosos por contar su vida (a su manera y hablan de lo que les conviene), y la última es que las dos anteriores hacen que sea un negocio redondito y muy remunerable. La gente ha pedido que se hable de uno de los grupos que en los años 80 causaron gran polémica. Todos anduvieron entre ellos (niños con niñas), incluso el creador de la banda, Luis de Llano, públicamente nos contó que él también tuvo un romance con una de las integrantes (Sasha Sokol). Así es, hablo de Timbiriche. Fue un conjunto que marcó una generación. Sí realmente se contara todo lo que hicieron, vivieron y experimentaron, eso sería una historia que a muchos nos tendría pegados a la pantalla. Yo creo que no alcanzarían los capítulos para hacerlo. Hoy en día se volvieron a juntar y han sobrepasado las expectativas de los medios y de los fans. Es impresionante la manera en que llenan los conciertos, y de la agenda ni hablemos, prácticamente ya vendieron todo lo que resta del año. Tienen una energía que pocos jóvenes poseen para aguantar ese ritmo de trabajo, literal dejan TODO arriba del escenario, el público sale feliz y satisfecho de cada show. Ahora que están de vuelta y en el spotlight, los medios han cuestionado a los integrantes sí se animarán a producir su historia en una serie. La respuesta de todos los que conforman el grupo es la misma “por ahora no tenemos planeado hacerlo”. Sin embargo, les cuento que la realidad es otra. No la pueden hacer, aunque quisieran, pues los derechos los tiene Televisa. Y hay que reconocer que por algo es la empresa numero uno de televisión en México, han sabido tener control de todo lo que producen y hacen. Y en su momento al igual que con muchos artistas es una cuestión de “dando y dando”. Una fórmula que consiste en “tú no eres nadie, yo te hago famoso, pero eres mío para siempre”. Aquí podríamos entrar a un debate muy interesante. En mi opinión los dos tienen la razón. Hablando por los famosos se me hace injusto que en algunos casos su carrera y vida dependa de alguien más y que las decisiones no sean suyas, pero por otra parte sin ese apoyo nunca hubieran sido lo que son, y la proyección hubiera sido imposible sin el respaldo de un monstruo de empresa. Ahora los tiempos han cambiado y las estrellas ya no se están haciendo por grandes corporativos, las nuevas plataformas permiten que cada quien sea su propio dueño y decide qué hace, cómo hacerlo y cuándo, sin contratos y sin que uno esté condicionado a nada. Lo más interesante es y probablemente lo más atractivo es que el talento ahora se puede dar el lujo de elegir a sus patrocinadores y en muchos casos esta nueva generación es la que ahora dice la famosa frase que las empresas solían hacer, “nosotros te llamamos”.   https://twitter.com/elheraldo_mx/status/1034267522160308229