La Marca Héroe

OPINIÓN

·
Estimado fan, creo que en estos momentos comienzas a oler el Mundial de futbol, pero para entrar en calor la maquinaria de la felicidad pone para tu deleite la Final de la Champions League 2018 entre Real Madrid y Liverpool.
Pero el ingrediente principal en esta edición será la forma en como Cristiano Ronaldo, jefe de las huestes madridistas, disputará el honor de ganar el Balón de Oro de Europa a Mohamed Salah, el cerebro egipcio de los Reds, que llegó con toda la fuerza para arrebatar miradas.
Será un duelo de liderazgos el de este par de ofensores de alto calibre, cuyo vencedor se perfilará como el mejor prospecto para llevar el reconocimento al mejor exponente del balompié del Viejo Continente, a entregarse en diciembre.
Lo que de entrada es una novedad importante en este encuentro de astros es la presencia del Faraón Salah, en un monopolio de más de un lustro entre Cristiano y Messi.
¿Qué tienen en común estos gladiadores de la cancha? Que con sus actuaciones acostumbran cargarse a sus equipos sobre los hombros. Son la punta de lanza y el sostén. Sus cualidades futbolísticas  son los superpoderes de estos héroes cuyas marcas se revalorizan con cada nuevo capítulo de sus proezas deportivas. De paso, el ganador catapultará su marca personal en Rusia 2018.
¡EEEHH... PUTIN!
Seguramente ya te tiene harto lo relacionado al controversial grito al que todo el mundo sataniza, de los mexicanos, en los diferentes estadios donde se juega el deporte más popular. Y quizá te molesta más que te metan en el costal de los fanáticos mal portados, porque tú sí eres un fan profesional, que has hecho de tu amor al futbol un estilo de vida —nada barato—. No, tú no eres una persona cualquiera. Tu educación es familiar y a tus hijos o primos o hermanos les inculcas principios universales a partir del respeto a los demás. Por eso te parecerá interesante cómo algunas marcas aprovecharán el timing del Mundial.
El marketing aprovecha coyunturas. Aquí te hablé del ambush mkt en torno a un magno evento. No sólo las marcas deportivas sacarán su rebanada de este enorme y jugoso pastel, sino que otras de ámbitos distintos se ponen en el radar del movimiento de negocios, para estar presentes y generar valor. Incluso, entre el firmamento mundialista, algunas marcas que no son patrocinadoras oficiales trabajan para jugar en el terreno de la derrama económica.
La cerveza Victoria comenzará una campaña dinámica para promover desde los estadios un nuevo grito de guerra que supla al tan sancionado y reprobable ¡Eeeeh, puto! por el de ¡Eeeeh... Putin!, para vitorear al presidente de la Federación Rusa. No es posible predecir resultados, sin embargo, los marketers de Grupo Modelo muestran desde ahora un ingenio superior al que en su momento propusieron desde el seno de la FMF, con aquella campaña sustitutiva para abrazar y besar al compañero de al lado. #Plop