Haz tu denuncia aquí

Simplemente Brady

OPINIÓN

·
También habría que contar sus 15 campeonatos de división en esa cuenta interminable de Tom Brady, uno de los mejores deportistas del mundo. Tiene un contrato millonario en un equipo exitoso, un matrimonio sólido y dos hijos con la modelo internacional Gisele Bündchen, que acepta que su marido ama más al futbol que a ella, un gran futuro por delante a sus 40 años, edad difícil para cualquier deportista profesional. Ha dicho que desea sumar dos anillos de súper tazón, y desde su debut como profesional en el 2000 nos ha regalado un sinnúmero de jugadas y anécdotas. Amado y odiado por muchos, un poco por sus ideas políticas, aunque nadie es capaz de restarle un ápice a su mérito profesional. El domingo esperaba coronarse nuevamente en la LII entrega del trofeo Vince Lombardi, y durante la mayor parte del partido nadie dudaba que lo lograría. Cuando las Águilas dieron la vuelta al marcador, la afición de ambos equipos se negó a confiarse, los Patriotas no estaban derrotados, pues tenían a Brady. Las jugadas siguientes ofrecieron un final cardiaco: Nueva Inglaterra ganaba terreno, avanzando yarda a yarda, sin rendirse, aferrándose a sus oportunidades, y aunque al final la victoria favoreció a Filadelfia, difícilmente la gente puede ver a Tom como algo más que un ganador. Thomas Edward Patrick Brady Jr., nació en San Mateo California, EU, el 3 de agosto de 1977. Su carrera inició lentamente. Fue fan desde niño de los 49ers de San Francisco, y Joe Montana era su principal inspiración. En su etapa universitaria tuvo que pelear por ganar minutos de juego, pero estaba muy claro en sus metas y contrató a un psicólogo que lo ayudó con la ansiedad y frustración de su lento avance. Al tiempo su esfuerzo rindió frutos, y en su último año en la escuela ya era titular. En el draft del 2000, fue seleccionado por los Patriotas de Nueva Inglaterra hasta la sexta ronda. La primera desilusión fue no haber sido considerado por San Francisco, su equipo de juventud, pero también fue difícil mantener el ánimo tras ser elegido en la posición 199. En su temporada de novato inició como el tercer suplente de Drew Bledsoe, pero al final ya había ascendido a primer sustituto. En 2001, cuando Bledsoe se lastimó, sube a titular y llega a su primer Super Bowl, logrando el anillo de campeón y el título de jugador más valioso, siendo el quarterback más joven de la historia en ganar el Vince Lombardi. Lo que destaca a Tom es su mira y la calidad de sus pases, es preciso individualmente y un líder consumado que inspira. Es un deportista en toda la extensión de la palabra, se cuida, es disciplinado, ama su deporte y lo respeta, ha llegado a los 40 en plena forma física. Los últimos minutos del partido del domingo demuestran que ante una situación adversa sabe mantener motivados y concentrados a sus jugadores, sin rendirse o perder la calma. Brady es simplemente extraordinario, pero no eterno.