La mesa servida

OPINIÓN

·
Dicen por ahí que “cuando el río suena, agua lleva”, y en el caso de la Selección Mexicana todo indica que ya amarró al técnico que tendrá la misión de encabezar el proyecto rumbo a la Copa del Mundo Qatar 2022, recayendo la responsabilidad en el argentino Gerardo Martino, actual técnico del Atlanta United de la MLS, y quien ya ha dirigido a otros combinados como Paraguay y Argentina, con resultados contrastantes, así como al Barcelona, con el que tuvo un estrepitoso fracaso. ¿Será Martino la solución para, de una vez por todas, dar ese salto de calidad que se le exige a una Selección Nacional que no puede conformarse con clasificar holgadamente a la Copa del Mundo? Para contestar esa pregunta debemos analizar lo hecho por el timonel argentino a ese nivel, donde, de entrada, tiene la experiencia con la que no contaba Juan Carlos Osorio, ya que llevó a Paraguay al Mundial de Sudáfrica 2010, en el que tuvo una destacada participación, siendo eliminado por España, a la postre campeón, en los Cuartos de Final. Por sí mismo, ese hecho puede darle un mayor grado de credibilidad al proyecto, ya que Martino conoce la presión que brinda un proceso mundialista, el cual pudo llevar a buen puerto con los guaraníes, los cuales demostraron crecimiento bajo el mando de El Tata, ya que tras ser eliminados en Cuartos de Final de la Copa América de 2007, lograron colocarse entre los ocho mejores combinados del mundo en 2010 y, tan sólo un año después, disputaron la Final continental en 2011, en la cual cayeron ante Uruguay. Esto le permitió a Martino, años más tarde, alcanzar el sueño de dirigir a su selección, con la que inició el camino rumbo al Mundial de Rusia 2018; sin embargo las dos Copas América que dirigió fueron golpes mortales para su proyecto, al sucumbir en ambas finales ante Chile por la vía de los penaltis, destacándose más el pobre funcionamiento ofensivo de un combinado que contó en ambos torneos con Lionel Messi, quien para muchos es considerado el mejor jugador del mundo, que el hecho de disputar los títulos. Ese cuestionamiento al sistema de El Tata, aunado a un pobre desempeño en el inicio de la eliminatoria, no le permitió continuar, por lo que dejó su cargo y con ello se truncó su sueño mundialista. Tras haber dirigido a nivel de clubes al Barcelona, en la campaña 2013-14, con el que únicamente pudo ganar la Supercopa, al dejar ir la liga española en la recta final de manera inexplicable, Martino volvió al futbol de equipos el año pasado, al tomar las riendas del Atlanta United en la MLS, un conjunto de reciente creación que actualmente está viviendo una gran campaña en el balompié de Estados Unidos, siendo uno de los principales favoritos para coronarse. Su desempeño por aquellos lares le ha permitido reposicionarse para ser el candidato número uno a tomar las riendas del Tricolor; basta esperar al término de la campaña de la liga estadounidense para confirmar si la nueva apuesta es toda una realidad, pero lo cierto es que la mesa está servida.  

Por ALEJANDRO ASMITIA V.

@ALEX_ASMITIA