Haz tu denuncia aquí

Presidente propone Agencia de Inteligencia Mexicana

OPINIÓN

·
Este será un titular inevitable de la prensa mexicana en los próximos años. Es cuestión de tiempo que llegue un presidente de la República con visión de Estado o con un equipo de asesores que le expliquen que el país es presa de ataques cibernéticos de otros países, que las centrales de inteligencia extranjeras quieren incidir en la designación de su gabinete, en el fracaso o éxito de alguna reforma estructural o en la asignación de una gran inversión en armamento o infraestructura con inversiones transnacionales. El país requerirá de una reforma profunda de sus instituciones de seguridad nacional para hacer frente a la probable ofensiva de espionaje político, económico y militar así como de interferencia en asuntos de la agenda pública nacional. Lo hemos reiterado en varias ocasiones en esta columna, México estará en el grupo de las siete economías más poderosas del mundo antes del año 2050. No estamos muy lejos de esta fecha y ya conocemos las tentaciones de interferencia extranjera en nuestros intereses nacionales. Por ello México tiene que empezar a debatir la necesidad de modernizar su sistema de seguridad nacional en donde puede caber la reorganización de algunas instancias de inteligencia civiles y militares para que puedan recabar información estratégica fuera de nuestras fronteras. Una parte del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), con la experiencia de la Secretaría de Relaciones Exteriores y su dirección de “Asuntos Especiales”, que depende de la Subsecretaría de América del Norte, más la suma de las secciones o unidades de inteligencia militar y naval podrían dar origen a una Agencia Mexicana de Inteligencia en el exterior en el futuro. El crecimiento en el número de nuestras agregadurías de Sedena, Semar, Policía Federal, CISEN y la Agencia de Investigación Criminal es un primer paso para avanzar en la fusión de inteligencia estratégica externa para el Estado mexicano. Debemos empezar a perder la inocencia en materia de seguridad e inteligencia. Los golpes externos están a la vuelta de la esquina y estos no solamente vendrán dirigidos desde la Habana, Moscú o Caracas, veremos más acciones de intervención de capitales amigas en Norteamérica, Europa y Latinoamérica. Vamos a requerir de espías mexicanos con habilidades en contrainteligencia, ciberseguridad y que hablen varios idiomas como el ruso, alemán, francés, árabe, portugués, farsi, chino y japonés. Agenda estratégica. El presente y futuro de la seguridad, estado de derecho y relaciones militares entre México y Estados Unidos siguen en el centro del debate en Washington.  El Instituto México del Woodrow Wilson Center organiza este foro. Programa y trasmisión en vivo por: https://www.wilsoncenter.org/event/taking-stock-mexicos-security-landscape