Ivonne Álvarez: Turismo, palanca para el progreso nacional

OPINIÓN

·
El turismo se ha convertido en uno de los principales componentes del crecimiento económico, la generación de empleos, el ingreso de divisas, el progreso y el desarrollo regional en el país, aspectos que han contribuido al mejoramiento del bienestar y calidad de vida de miles de familias mexicanas. Gracias a las políticas públicas en materia turística implementadas por la actual administración, el sector presenta avances extraordinarios. Para poner en su justa dimensión la trascendecia de este tema, basta señalar que 2016 fue un año histórico con el arribo de 35 millones de turistas internacionales a México, cifra que representa un crecimiento de 50 por ciento en lo que va del presente gobierno, con una derrama de 19 mil 571 millones de dólares. La llegada de turistas internacionales, permiti�� que México escalara del noveno al octavo lugar en el ranking 2016 de la Organización Mundial de Turismo (OMT), para ubicarse ligeramente por debajo de Reino Unido y Alemania, con 35.8 y 35.6 millones de turistas, respectivamente, pero por arriba de potencias turísticas como Tailandia y Turquía. De igual manera, avanzó dos lugares, del 16 al 14, por concepto de ingresos de divisas por este rubro, según la clasificación del mismo organismo. Cabe destacar que nuestro país se posicionó como el segundo más importante en cuanto a la llegada de turistas en todo el Continente Americano durante 2016, sólo por debajo de los Estados Unidos.
De acuerdo con la Secretaría de Turismo, de continuar esta tendencia de crecimiento de la actividad turística nacional, se prevé que al concluir esta administración, México podría escalar dos posiciones más en el ranking global. Sin embargo, no hay que perder de vista los desafíos que enfrentan la actividad económica, y el turismo en particular, con el objeto de posicionar al país como una potencia turística mundial, que se materialice en mayores índices de bienestar para la población. Es indudable que la inseguridad que prevalece en algunos de los polos turísticos del territorio nacional, atenta contra las inversiones y fuentes de empleo. Por tal motivo, garantizar el Estado de derecho constituye una premisa de primera relevancia en el impulso de una política pública de turismo. De allí la relevancia y pertinencia de las acciones anunciadas recientemente por el gobierno federal para detonar un modelo de seguridad en los principales centros turísticos del país, con el propósito de garantizar las condiciones tranquilidad, integridad y patrimonio de los turistas y la población en general. En este contexto, resulta fundamental aprovechar las perspectivas favorables del crecimiento de la economía mundial, pronosticadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para 2017 y 2018, en donde la actividad turística será un detonante primordial. *Senadora