Huracán político-social en el Caribe mexicano

OPINIÓN

·
La falta de un proyecto de desarrollo en la reserva de Yum BalamQuintana Roo, ha generado una sobreexplotación de Holbox y una crisis política y social que este fin de semana se agudizó con el amago de un bloqueo para ingresar a la isla.   Por fortuna, las autoridades estatales intervinieron para ofrecer una serie de servicios que reclamaban sus habitantes, con lo que de momento se frenó el conflicto en la llamada “isla chica”.   Decimos de momento, porque las medidas solo mitigarán las necesidades de un destino turístico que es la mínima parte de las 154 mil hectáreas que conforman la reserva de Yum Balam y que están metidas en un conflicto desde hace 23 años.   Tal y como lo publicamos en este espacio el pasado 5 de julio, el problema en la zona tiene dos vertientes:   1.- La Isla de Holbox creció sin planeación y ya llegó a su límite en desarrollo turístico, porque no cuenta con los servicios necesarios para atender la demanda que crece cada año.   2.- No existen desarrollos en zonas cercanas para atender el excedente de turistas que gusta de las bellezas que ofrece el Caribe Mexicano.   Desde hace 23 años, por decreto, se ordenó publicar el Plan de Manejo Sustentable, las reglas del juego para la preservación, manejo y desarrollo de Yum Balam.   El “trámite” corresponde a la Semarnat, que encabeza Rafael Pacchiano, particularmente a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), que dirige Alejandro del Mazo, pero es fecha en que no han cumplido. En febrero pasado se creó un Consejo Asesor que trabajaría de la mano de la autoridad federal para cumplir con la encomienda. Se reunieron la semana pasada, pero, una vez más, no llegaron a un acuerdo. Integrantes de ese consejo especulan que la CONAP quiere imponer un modelo que no cuenta con el aval de todas las partes, por lo que advierten que una imposición detonaría más problemas de los que existen, no sólo en Holbox sino en las demás comunidades que forman parte de la reserva. El Consejo –integrado por ejidatarios, empresarios, hoteleros, restauranteros, productores agrícolas, pesqueros, ambientalistas y académicos- pide espacios regulados y ordenados para que no se repita la historia que está por colapsar a Holbox. Urge un programa de manejo que permita sustentar el desarrollo ordenado de las comunidades, no sólo desde una perspectiva de conservación natural, sino desde el aprovechamiento de los recursos, sin provocar su destrucción o sobre explotación.   *** No cabe dudaAndrés Manuel López Obrador es un verdadero estratega. Este fin de semana mandó a Delfina Gómez a protestar por un supuesto fraude electoral en el Edomex.   Lo hizo casi dos meses después de las elecciones y cuando ya hasta designó a la texcocana como candidata al Senado de la República.   La protesta se da "casualmente" en el momento en que Morena y su delegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado, están sumidos en una crisis por temas de narcomenudeo y el uso político de mototaxistas en aquella delegación.   ***   Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Después de esta crisis, lo próximo a corto plazo… será otra crisis.”   Columna anterior: Ataques anónimos