Relaciones peligrosas

Existen elementos para pensar que Chiapas tiene serios problemas en sus finanzas públicas. De ahí que el gobernador, Manuel Velasco, está haciendo todo para salvar su futuro político y legal, con una serie de alianzas con dos personajes antagónicos: Andrés Manuel López Obrador y Rafael Moreno Valle. En contraparte, existe un distanciamiento con las dirigencias del Verde y del tricolor, cuyos partidos lo llevaron a la gubernatura de la entidad en el 2012. Lo que se sabe en altas esferas del poder es que el “Güero” tiene armada toda una estrategia para jugársela con AMLO o con Moreno Valle de cara al 2018. Y si la cosa no le sale como espera, también ha tenido acercamientos con dirigentes del PRD. Por lo pronto, ya puso manos a la obra y se presume que ha utilizado recursos públicos para estrechar lazos de amistad con sus nuevos aliados. El pasado 19 de febrero, el presidente de Morena, López Obrador, encabezó en Tuxtla Gutiérrez la firma del Acuerdo Político de la Unidad por la Prosperidad del Pueblo y Renacimiento. Ese tipo de eventos, de nombres rimbombantes, en realidad se han convertido en los arranques de campaña de AMLO por diferentes regiones del país. Y esa vez no fue la excepción. Sin embargo, todo hizo pensar que detrás de la organización, apoyo y logística, estuvo la mano del gobernador chiapaneco. El evento fue en un lugar emblemático de la capital del estado: el Parque Bicentenario. Hubo unos 20 mil simpatizantes que, según testimonios periodísticos, no llegaron por su propio pie. Además, los firmantes del Acuerdo fueron empresarios hoteleros y automotrices, el Club de Industriales y la Unión de Gasolineros de Chiapas, así como representantes de grupos indígenas. Más claro ni el agua, el apoyo de don Manuel Velasco fue total para el lanzamiento de la campaña de AMLO en el sureste mexicano. Otra señal que no deja lugar a dudas sobre sus nuevas querencias políticas fue su asistencia a la presentación del polémico libro de Rafael Moreno Valle, el pasado 25 de abril, en el Colegio de las Vizcaínas. Velasco, junto con el poblano Antonio Gali (éste por obvias razones), fueron los únicos dos mandatarios que viajaron hasta el centro histórico de la capital del país para estar en el evento. Tanto su presencia en la presentación del libro de Moreno Valle, como el acto de Tuxtla Gutiérrez, en apoyo de AMLO, son dos eventos que se conocieron públicamente, pero el PVEM y el PRI tienen registro de otras acciones políticas que les han hecho marcar distancia de Velasco y que en breve darán a conocer para deslindarse. Y del lado de la Auditoría Superior de la Federación nos adelantan que seguirán surgiendo observaciones sobre el uso de recursos públicos con fines políticos y personales, como las que se han publicado en El Heraldo de México en ésta y otras ediciones.   *** Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo“Las traiciones más frecuentes obedecen a la debilidad más que a un deliberado propósito de traicionar”   Columna anterior: La muerte de un dinosaurio  

Compartir