TLALNEPANTLA

Continúa búsqueda de familia en Tlalnepantla

Una madre y sus dos hijos siguen desaparecidos exhortan a evacuar la zona

NACIONAL

·
Se han colocado 60 toneladas de arena en costales, para contener las rocas y seguir el rescat

Aunque han pasado más de tres días del derrumbe del Cerro del Chiquihuite, que aún mantiene sepultados a dos niños junto con su madre en Tlalnepantla, autoridades de los tres niveles de gobierno continúan en su búsqueda.

El coordinador de Protección Civil del Estado de México, Samuel Gutiérrez Macías, señaló que 12 binomios caninos trabajan para continuar el rescate de Paola Daniela Campos Robles, de 22 años, y sus dos hijos, Jorge Dilan Mendoza Campos y Mía Mayrin Mendoza Campos, quienes tienen cinco y tres años, respectivamente. La familia vivía en la calle Alacranes. El esposo, de oficio albañil, apoyó en localizar el punto donde se encuentra la vivienda de su esposa e hijos.

“Son 72 horas que nos marcan las normas internacionales para que hagamos búsqueda de personas, nosotros estamos valorando la situación. Pero lo que quiero dejar bien claro es que vamos a continuar con el rescate”, sostuvo Gutiérrez Macías en entrevista.

El coordinador también dio a conocer que se continúa con las visitas para verificar el número de personas que aún permanecen en sus domicilios, y exhortarlos a que evacúen. Hasta la tarde de ayer, se incrementó el número de casas notificadas a 136, de las cuales la mitad han sido evacuadas.

El alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez, indicó que el paso a seguir tras la tragedia será la reconstrucción de la zona, la cual consideró que no es una tarea fácil, debido a que la ubicación de este lugar se expandió con el paso del tiempo, aunque se dijo convencido de atenuar el riesgo con los habitantes.

“Se trata de una zona densamente poblada, durante los años 80 y 90 se convirtieron en asentamientos irregulares, y al paso del tiempo la gente ha hecho su vida, ha formado su patrimonio”, dijo el alcalde a Javier Alatorre en Las Noticias, de El Heraldo Radio.

Por Leticia Ríos y José Ríos

dza