TAMAULIPAS

Primer vuelo comercial en América del Norte cumple 100 años

Tampico es cuna de la aviación en la época del auge petrolero

NACIONAL

·
Lo único que ha cesado los vuelos desde entonces ha sido la pandemia

Este lunes 30 de agosto se cumplen 100 años del primer vuelo comercial en América del Norte, pues justamente fue el 30 de agosto de 1921 cuando la empresa Compañía Mexicana de Transportación Aérea fletó el primer vuelo de la ruta México-Tuxpan-Tampico despachándose el avión Lincoln Standard con el piloto Charles V. Pickup al frente desde el Hipódromo de la Condesa, llevando como primer pasajero a Humberto Jiménez, un pagador de la Compañía Mexicana de Petróleo El Aguila. 

Es así que este 30 de agosto de 2021 no sólo estaremos festejando el centenario de la gesta histórica, sino el nacimiento de una gran industria que significó la plataforma de un sector empresarial que apenas nacía en el mundo y donde la ciudad de  Tampico juega un papel de relevante importancia, luego que fue en esta ciudad donde tres estadounidenses fundaron la Compañía Mexicana de Transportación Aérea (CMTA) el 23 de agosto de 1921, instalando su oficina matriz en el Hotel Imperial, y ubicando su centro de vuelos en el Campo Aéreo de El Moralillo; además tuvo la CMTA dos sucursales, una en la avenida Capuchinas 40, despacho 4 de la colonia Condesa en la Ciudad de México, y la otra en la ciudad de San Antonio, Texas. 

El nacimiento de la primera empresa área en México y por tanto en Estados Unidos y Canadá para prestar el servicio comercial está ligado sin duda a la dinámica comercial e industrial que registró la zona de Tampico a principios del Siglo XX debido al auge petrolero. 

En la zona era intensa la extracción y exportación de petróleo que era enviado prácticamente a todo el mundo, conviviendo aquí empresas de América y Europa. Era tal la actividad del sector que el Puerto de Tampico tuvo el ingreso insólito de 105 embarcaciones en un solo día todo esto gracias a las operaciones que durante las 24 horas del día ejercían las empresas petroleras. 

Como dato estadístico, en 1900 el municipio de Tampico tuvo nueve mil habitantes, 22 años después llegó a los 100 mil residentes permanentes.
Y es aquí donde tomaba relevancia que se contara con un servicio que en el mundo apenas despegaba, impulsándose la industria desde el Gobierno Federal del General Álvaro Obregón, estableciéndose las bases para concesionar el servicio. 

FOTO: Especial

Así, el 20 de septiembre de 1920 el Gobierno de Obregón creó la Mesa de Navegación Aérea en el Departamento de Administración de Ferrocarriles Nacionales, sector dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP); su primer jefe fue Juan Guillermo Villasana, quien auxiliado por Vicente Ortiz y Edmundo de la Portilla, conformaron las bases jurídicas y técnicas para reglamentar el servicio del transporte aéreo. El 18 de octubre de 1920, el Gobierno publicó en el Diario Oficial las bases de concesión. La convocatoria de posturas se abrió el 31 de marzo de 1921, para la ruta Tampico-México, la cual incluía el servicio de pasajeros, exprés y correspondencia. 

De esta manera, los empresarios norteamericanos radicados en Tampico Lody A. Winship, Elmer Hammond y Harry J. Lawson obtuvieron la concesión para prestar el servicio de transportación de pasajeros, correo aéreo y paquetes exprés el 12 de julio de 1921, recibiéndola de manos del subsecretario de la SCOP, Faustino Roel. 

Es así que con el contrato en la mano constituyeron la Compañía Mexicana de Transportación Aérea SA mediante la escritura pública 2866 ante el notario público número 33, Eduardo Elizondo, de la Ciudad de México, el 23 de agosto de 1921, convirtiéndose en la segunda en América y la cuarta en el mundo. La empresa colocó su oficina matriz en Tampico ocupando las instalaciones del Hotel Imperial, uno de los más importantes de la época, ubicado en la esquina de la Calle de la Aurora (hoy General César López de Lara) y Calle del Estado (hoy Capitán Emilio Carranza), sector neurálgico financiero e industrial de la época. 

Para dimensionar las operaciones de las empresas petroleras extranjeras. En ese mismo tiempo en Tampico nació el primer periódico totalmente editado en inglés en México el “Tampico Tribune”; tuvo sus oficinas en la Calle del Comercio (hoy Salvador Díaz Mirón) a media cuadra de las oficinas corporativas de la Compañía Mexicana de Petróleo El Aguila, que estaban sobre la Calle de la Aurora, a dos del Hotel Imperial y próximas a las oficinas de las compañías petroleras Transcontinental y Corona. 

Con todo esto la CMTA planeó el primer vuelo para el martes 30 de agosto de 1921, a fin de cubrir la ruta México-Tuxpan-Tampico, su despacho desde el Aeródromo de Balbuena, el cual registraba al menos una década de vuelos de exhibición y de recreo para el goce de los capitalinos. 

Para la fecha, prácticamente todo estaba listo. La ceremonia protocolaria debería realizarse por parte de las autoridades y empresarios minutos antes de alzar el vuelo el moderno Lincoln Standard.  Y así ocurrió. Pero hubo un cambio de último momento. Debido a que los Llanos de Balbuena estaban inundados por una fuerte lluvia previa, el banderazo de salida se realizó en el Hipódromo de la Condesa a las 7:05 de la mañana de ese martes 30 de agosto de 1921. 

En la ceremonia histórica estuvieron el director General de Correos, Cosme Hinojosa; el jefe de la Sección Técnica de Navegación Área de la SCOP, Juan Guillermo Villasana; el auxiliar de la Administración de Correos, José T. Bravo, y el apoderado de la CMTA, Elmer Hammond. La aeronave fue cargada con 75 kilogramos de correspondencia, mil 822 cartas y 18 paquetes postales y 49 kilogramos de periódicos de la Ciudad de México. La aeronave llegó al Campo Aéreo de El Moralillo a las dos y cuarenta y cinco minutos de la tarde, no presentándose ningún inconveniente de relevancia durante el viaje, a excepción que el avión permaneció más tiempo que el proyectado en el Campo Aéreo de Tuxpan. 

FOTO: Especial

El viaje de regreso de Tampico a México se registró el 2 de septiembre. Llevó a la Ciudad de México a dos pasajeros y al correo nacional e internacional, este último apenas desembarcado de un transatlántico que llegó al Puerto de Tampico procedente de Europa. 

Así daba inicio una de las grandes historias del país por lo que vino a representar la industria aérea para México y para el mundo, y lo que ha venido significando para los ingresos de una nación por los impuestos que genera y por la movilidad que permite para todas las naciones, además de los miles de empleos que sostiene el sector. 

Estas líneas forman parte de un trabajo de investigación del periodista Baldemar Mijangos próximo a publicarse bajo el título “Campos Aéreos de Tampico. Historia de la Aviación en el Puerto”, donde se refrenda la tesis que esta ciudad es la cuna de la aviación, donde operó la primera aerolínea comercial en México y por tanto en América del Norte, y donde la industria registró un crecimiento muy dinámico con la instalación de cinco campos aéreos en todo este tiempo de 100 años de historia aeronáutica. 

Queda claro que la historia de la aviación en México es vasta e interminable si tomamos en cuenta todas las incidencias acontecidas en las decenas de campos de aviación, puertos aéreos y aeropuertos que el país ha tenido en 100 años, adicionalmente si consideramos la vida productiva de las aerolíneas que hoy mismo operan o que han desaparecido como la Compañía Mexicana de Aviación, es decir, no acabaríamos de contar todo un mundo de hechos surgidos de las actividades aeroportuarias, pero lo que sí podemos hacer es rendir un merecido tributo a los pioneros de la aviación comercial mexicana que impulsaron el sector aeronáutico a partir de aquel lejano 1921, y es por eso que hoy celebramos el centenario del primer vuelo ocurrido a las 7:05 de la mañana del martes 30 de agosto de 1921 de aquel avión Lincoln Standard que surcó los aires para llevarnos a la gran aventura de la conquista del espacio comercial aéreo.