Recolectan 90 mil colillas de cigarros para proteger a la Tortuga Lora en Miramar

La playa del sur de Tamaulipas es considerada de anidación, pues cada año llegan cientos de tortugas lora a depositar sus huevos

Recolectan 90 mil colillas de cigarros para proteger a la Tortuga Lora en Miramar
Las colillas de cigarro dañan para la naturaleza. Foto: Especial

Un aproximado de 90 mil colillas de cigarros fueron recogidas en la playa Miramar, en Tamaulipas, con la intención de proteger a la tortuga Lora y otras especies marinas, así como aves que son endémicas de la zona; también se dejaron de contaminar un estimado de cuatro millones de litros de agua en el Golfo de México, aseguró la encargada del área turística, Lorena González López. 

La playa del sur de Tamaulipas es considerada de anidación, pues cada año llegan cientos de tortugas lora a depositar sus huevos, sin embargo, los turistas dejan desechos que pueden causarles la muerte al salir del agua. 

Ante eso, la funcionaria del Gobierno de Ciudad Madero, manifestó que con el apoyo de voluntarios se han logrado recolectar las colillas de cigarros, logrando juntar 30 botes donde se prevé que cada uno de ellos tenga un kilo de estos desechos. 

"Somos una playa de anidación de tortuga lora, por eso invitamos a todos a que no solamente no dejen las colillas de cigarro, sino cualquier tipo de residuos que generen en su estancia en la Playa Miramar, que la depositen en el contenedor que corresponde", expuso. 

Recordó que las colillas no se degradan, por lo que en caso de que sea confundido como comida por alguna especie, pueden quedarse por mucho tiempo en su sistema digestivo

"Hemos recolectado 30 tambitos con cada kilo que equivale a tres mil piezas y ya estamos hablando de 90 mil colillas que ya no fueron a contaminar cuatro millones 500 mil litros de agua", puntualizó. 

La idea, dijo, es seguir recolectando los filtros se pretenden entregar a la empresa EcoFilter, que se encarga de reciclarlas para realizar pastas de cuaderno, papel e incluso artesanías.

Por Carlos Juárez 

fal


Compartir