Lunes 21 de Junio 2021
ALFONSO MIRANDA

Iglesia acusa "asalto" en Congreso

El vocero de la iglesia católica señala que no han sido consultados

RESPUESTA. Aceptó que hay falta de diálogo, pero 'no ruptura', y que sólo han reaccionado ante los dictámenes. Foto: Especial
RESPUESTA. Aceptó que hay falta de diálogo, pero 'no ruptura', y que sólo han reaccionado ante los dictámenes. Foto: Especial
Por
Escrito en NACIONAL el

El vocero de la Iglesia católica en México, el obispo Alfonso Miranda Guardiola, señaló que durante la 64 Legislatura en el Congreso de la Unión (que lleva dos años y medio en marcha) han habido iniciativas y reformas que “asaltan en la palestra legislativa” a las asociaciones religiosas porque son procesadas sin escuchar a los implicados, como son matrimonio igualitario, aborto, libertad de expresión, tutela de menores, entre otras.  

En entrevista con El Heraldo de México, el también secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) manifestó que están “preocupados” por las reformas en puerta a ser discutidas en el Pleno de la Cámara de Diputados, y llamó a los legisladores “a abrir los brazos para tender los puentes (de diálogo) necesarios” con las iglesias del país porque, dijo, “percibimos la propuesta de leyes no consensuadas, y no dialogadas con amplios sectores de la sociedad, iglesias incluidas”.

Aceptó que ante el carente diálogo con el Legislativo, “pero no ruptura”, a la Iglesia católica y a las otras religiones en el país les ha quedado solamente reaccionar ante propuestas como la del partido Morena para reformar el artículo 29 de la Ley de Asociaciones Religiosas, que acusan es “la ley mordaza” para ministros de culto.

“Es cierto, también, lo que está evidenciándose es una reacción porque ha habido, como la reforma al artículo 29, una reacción de algo que no fue avisado, dialogado y consensuado, y tenemos que reaccionar porque no fuimos informados, y no fue algo que haya sido expuesto públicamente. Lo mismo está sucediendo lamentablemente con otras iniciativas que tienen que ver con el matrimonio, con la familia, el aborto, la tutela de menores, el tema de los métodos reproductivos, son cosas que saltan o asaltan en la palestra legislativa, no nos queda más que reaccionar”, dijo.

La reforma al 29 de la Ley General, propuesta por la morenista Reyna Celeste Ascencio, fue aprobada el 2 de marzo pasado por la Comisión de Gobernación de San Lázaro. En su redacción se señala que constituyen infracciones a la ley si los ministros de culto y asociaciones religiosas incurren en “promover la realización de conductas contrarias a la salud o integridad física de las personas o ejercer respecto de estos actos de discriminación”.

Para la CEM y los consejos interreligiosos de México, formados por diversas expresiones de fe, desde católicos hasta musulmanes, esta modificación amenaza la libertad de expresión de ministros y congregaciones religiosas porque indirectamente limita la difusión y enseñanza de las doctrinas y creencias de las religiones, como promover el matrimonio sólo entre hombres y mujeres.

Por otra parte, la Comisión de Puntos Constitucionales aprobó el pasado jueves 4 de marzo reformas a 29 artículos de la Constitución, promovida varios partidos,  entre las que reconoce a nivel nacional el matrimonio igualitario, “autonomía reproductiva” que acusan abre la puerta al aborto a nivel nacional, entre otras.

Miranda Guardio aseguró que como Conferencia Episcopal han estado muy activos en el contacto con los diputados de diferentes corrientes, así como laicos que están también trabajando de cerca en la Cámara de Diputados y en otras instancias de gobierno.

“Hemos estado muy activos, muy preocupados con este paquete grande de iniciativas tanto a nivel Constitucional como nivel leyes secundarias, lo que tiene que ver con la Ley de Asociaciones Religiosas. Sí estamos preocupados, y sí hemos expresado oficialmente que esto, lejos de abonar a la atención de las prioridades actuales de la República: la pandemia, el dolor, la enfermedad, la falta de empleos, las depresiones, todo el agravamiento que está sucediendo actualmente, la violencia, etcétera, lejos de abonar a la unidad del pueblo, que tanto lo necesita, lamentablemente abona a la fragmentación, a la polarización e introduce cuestiones ideológicas que dividen y parcializa hoy que tanto necesitamos unirnos y hacer un frente común para sacar adelante a la nación”, expuso.

Posición de la iglesia es clara

El secretario general de la CEM defendió que la Iglesia católica mantiene “una posición perenne” firme, con base en sus doctrinas, en temas de la salud humana, sexualidad, uso de úteros ajenos en mujeres para la reproducción humana y matrimonio entre personas del mismo sexo.

“La posición de la Iglesia es clara, sin cambios. El tema de la familia es igual, tenemos la misma postura, pero también de apertura a toda persona independientemente a su preferencia sexual el abrazo pastoral de la Iglesia es clave. No obstante, el tema del matrimonio lo conservamos de acuerdo a la doctrina católica en cuanto a un hombre y mujer. Insisto, esto no tiene nada que ver con el acompañamiento y atención pastoral a toda persona hija e hijo de Dios”, señaló.

Sobre la reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas, que el próximo año cumple 30 años de vigencia, el obispo aceptó que esta necesita reformas, como incluso la misma Iglesia católica impulsa. Sin embargo, dijo, las reformas deben ser consensuadas por los legisladores con las iglesias del país.

“Entender una modificación a la ley secundaria sin un diálogo, mucho menos un consenso, me parece que no es algo adecuado porque ciertamente no estuvimos ni informados, ni mucho menos llamados al diálogo ni nada que se le parezca, por una parte.

“Por otra parte, la doctrina de la Iglesia católica, como de las demás iglesias, ha sido aceptada por la Secretaría de Gobernación. Entonces, modificar leyes que violentan el cuerpo doctrinal de las iglesias sería una contradicción porque, por una parte, tenemos que cada quien obedecer a nuestra propia doctrina y al mismo tiempo no podemos violarla porque, en este caso, implicaría una intención del Estado al cuerpo doctrinal que el mismo Estado a aceptado de cada una de las iglesias.

“Insisto, no hay un diálogo, tendría que haber un diálogo para perfeccionar, no nada más en un punto, en muchísimos puntos la ley. Nosotros, desde antes del 2016 hemos estado intentando adecuar, actualizar la ley secundaria de Asociaciones Religiosas y no hemos tenido éxito. Es una ley actual que necesita una puesta al día, necesitamos pasar de una laicidad negativa de: ‘ok, te reconozco, pero no hagan mucho, no hagan ruido; te permito, te tolero’ a una ley de laicidad positiva donde se tenga la colaboración, la cooperación de las iglesias para el bien común en México y en la sociedad”, apuntó.

Alfonso Miranda, también obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Monterrey, reconoció que a pesar de que la Iglesia ha tendido la mano a diputados y senadores para armar puentes de diálogo, estos no han sido “suficientes”.

“Sí, pero no te digo que están los puentes súper tendidos, súper cruzados, no, pero sí hemos percibido, no de una forma masiva, pero sí hay algunos puentes, como que es un trabajo en este momento necesario de parte de la Iglesia, de parte de los legisladores de disponerse, abrir los brazos para tender los puentes necesarios. No existen masivamente, no existen muchos; sí hay tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores, pero posiblemente no sean suficientes. Como tú lo señalas, ha habido reacción más que anticipación, más que diálogo, más que concenso”, concluyó. 

Por Iván Saldaña

avh