Rezago, por la pandemia

Rezago, por la pandemia
Rezago, por la pandemia

Las personas que requieren un trasplante han pasado un calvario, debido a que estos procedimientos disminuyeron de forma drástica por el COVID-19, y apenas empezaron a reactivarse a partir de agosto.

En el marco del Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos, este 26 de septiembre, la pandemia ha impactado no sólo a más de 23 mil personas en lista de espera en México, que ya cumplieron una serie de estudios previos, sino a otros miles como Mariana Lucía Benavides, quien hace tres meses le confirmaron que requiere un trasplante urgente de médula ósea.

Mariana, de 44 años, vive en Guadalajara, Jalisco, y desde hace 15 años tiene síndrome mielodisplásico, una enfermedad de la sangre que causa que sus niveles de plaquetas desciendan a una décima parte del mínimo normal. Es tan riesgoso que con una leve cortada podría desangrarse.

“Si no hay trasplante, mi enfermedad avanzaría a una leucemia mieloide y, en seis meses, podría morir”, comentó en entrevista.

En el primer semestre del año se hicieron mil 577 trasplantes, 54% menos a los 3 mil 436 realizados en el mismo periodo del año pasado, según el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra).

El impacto más fuerte del COVID-19 fue entre abril y junio pasados, cuando sólo se hicieron 42 trasplantes.

Mariana buscó alternativas. Sin seguro social, ella siempre se ha atendido en el Hospital General de Occidente, del gobierno estatal, el cual había inaugurado en 2019 una unidad de trasplantes de médula ósea, pero no funciona por falta de permisos sanitarios.

[nota_relacionada id= 1255645]

Se topó con trabas administrativas, porque su estado no se adhirió directamente al Insabi, el cual cubre este tipo de trasplantes, y el instituto le respondió que tendría que viajar a la Ciudad de México para recibir ayuda en un hospital de tercer nivel.

En su estado sólo quedan opciones en hospitales privados, pero el trasplante cuesta 5 millones de pesos o una en Nuevo León, en un millón.

Ante los problemas, incluso escribió una carta al gobernador de Jalisco Enrique Alfaro para solicitar apoyo.

“He tocado puertas, ojalá que esto que hago me sirva a mí, pero si no es así, que le sirva a otras personas que vienen detrás de mí, porque el sistema de salud deja mucho que desear”, señaló Mariana.

Por Gerardo Suárez
lctl

¡No te pierdas  nuestro podcast de coronavirus!


Compartir