Tapabocas se pueden reutilizar

Tapabocas se pueden reutilizar
Tapabocas se pueden reutilizar
Tapabocas se pueden reutilizar
Tapabocas se pueden reutilizar

Con un problema de contaminación mundial y de escasez de cubrebocas, los N95 y KN95 —los más socorridos para evitar la propagación de COVID-19—, así como los caseros son los más usados, pero una de las preocupaciones de la población es cómo reutilizarlos.

Expertos en salud y química, señalan que el uso de un tapabocas que no sea desechable, debe estar acompañado de medidas de higiene, como el lavado de manos y la forma en que se colocan y retiran las mascarillas, para evitar contagios.

Gráfico: Miguel Ulloa

De acuerdo con Iván Puente, especialista de la UNAM, las mascarillas N95 y KN95 pueden ser reutilizables si se esterilizan con luz ultravioleta y siempre que no se usen por más de 40 horas; sin embargo, señaló que ante la carencia del producto, su uso debe ser prioritario para el sector salud, quienes tienen más riesgo de contagiarse de COVID-19.

Otra forma de esterilizarlos es con vapor de peróxido de hidrógeno o calor seco a 70 grados centígrados.

Para la población general recomendó hacer mascarillas propias, que se pueden desinfectar con cloro y de forma manual con agua y jabón, las cuales, además de ser funcionales, evitan que se realice un gasto innecesario para el bajo nivel de peligro que representa un contagio siempre que se tomen las medidas precautorias.

Gráfico: Miguel Ulloa

Hay que tener la costumbre de desinfectar los cubrebocas porque en ellos se acumulan los virus y bacterias, entonces a la larga puede ser un foco de contagio si no se esterilizan”, mencionó.

Para su elaboración, el especialista recomendó emplear toallas, camisetas para crear las tres capas requeridas, que de acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), deben ser de polipropileno, algodón y poliéster.

El organismo internacional destaca que la capa de poliéster en la parte externa permitirá que sea más impermeable; en la interna, la de algodón evitará dañar la cara, y como medio filtrante sirve la película de polipropileno.

Se pueden usar cosas que ya se tienen, como bufandas o fundas, pero es necesario que la tela no tenga tramado, porque pueden tener aperturas por las que puede entrar el virus”, dijo Iván Puente.

Gráfico: Miguel Ulloa

Aunque destacó que los cubrebocas desechables y delgados, conocidos como quirúrgicos y de dentistas, no son una opción reutilizable.

Sin embargo, esta no es la única alternativa que se tiene para las mascarillas, ya que en redes sociales también circulan tutoriales de como darle una nueva vida a este producto, tales como un filtro para plantas y macetas; no obstante, el experto señaló que no es una elección muy higiénica, ya que es un desecho que puede ser contagioso. [nota_relacionada id=1189691]

Por Frida Valencia

eadp

No te pierdas el podcast exclusivo de COVID-19 


Compartir