Secretaría de Salud niega alerta epidemiológica por virus coxsackie

NACIONAL

·
La Secretaría de Salud descartó que se haya emitido alerta epidemiológica por síndrome de virus coxsackie, también conocido como enfermedad de manos, pies y boca, por casos reportados en Tlaxcala, principalmente. Expuso que la enfermedad es provocada por un virus que siempre está presente en el ambiente, sobre todo en verano y otoño, y si bien causa malestar general no deja secuelas.

El virus coxsackie afecta principalmente a menores de cinco años de edad y se puede propagar por contacto directo, heces fecales y secreciones respiratorias.

La enfermedad desaparece en un periodo de entre cinco y ocho días a partir de que iniciaron los síntomas. Detalló que a los tres días de haber adquirido el virus se presentan los síntomas como fiebre alta, malestar general, dolor de garganta, úlceras en la boca y salpullido en las extremidades, mismos que se controlan con medicamentos. La dependencia recomendó el lavado de manos, la utilización de cubiertos individualizados, evitar saludar de beso y el estornudo de etiqueta (con la parte interior del brazo, a la altura del codo) para reducir el riesgo de trasmisión del coxsackie.

Coxsackie no genera enfermedad grave

El académico de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Alfredo Servín Andrade, aseguró que la enfermedad provocada por el virus Coxsackie, no es grave y tampoco puede convertirse en epidémica. A pesar de que el brote se presentó de manera reciente en la capital del país, así como en los estados de México y Tlaxcala, dijo que se requieren de ciertas condiciones, como temperaturas muy elevadas, poca higiene, mala alimentación y un sistema inmunológico deficiente, para su desarrollo en el organismo de las personas. En el comunicado del IPN, el especialista detalló que el agente viral convive en el tracto digestivo, el cual pertenece a la familia de los enterovirus (que incluye también a la hepatitis A), mismos que no tienen graves consecuencias. Sin embargo, aclaró que puede haber complicaciones en algunos casos, que lleguen a generar meningitis y encefalitis (inflamación del cerebro). Agregó que en la mayoría de los casos los infantes se recuperan sin tratamiento, en el periodo de una semana a diez días, pero recomendó acudir con el médico al momento de que se muestren los primeros síntomas.   Con información de NOTIMEX