Con futbol, deja atrás la violencia

Con futbol, deja atrás la violencia
Con futbol, deja atrás la violencia
Ser uno de los menores a los que la violencia en México les quitó a su padre, se convirtió en el principal motor para Christian Méndez, quien después de quedar huérfano de padre en Ciudad Juárez se convirtió en campeón mundial de futbol callejero y este fin de semana participará en la Copa América Soccer Street.
Kenna, como le dicen sus amigos, perdió a su papá a los 13 años, pero lejos de decidir cobrar venganza o vivir con rencor, se refugió en un balón, en las calles de la frontera con Estados Unidos. “Nosotros, sólo nosotros, somos responsables de nuestro destino nadie más, y nuestra finalidad es ser feliz en lo que haces, no importa qué sea", dijo el juarense de 22 años, a través de El Heraldo de México, a todos los huérfanos que ha dejado la violencia en el país. Él es uno de los 14 mil menores que, según estimaciones de la Red por los Derechos de la Infancia en Ciudad Juárez, perdieron a su padre durante los años de mayor violencia en esta frontera, de 2008 a 2014.
Christian recuerda que cuando era niño su familia era muy pobre, vivían en dos cuartos y un baño, y su mamá tenía que trabajar todo el día, por lo que su padre comenzó a involucrarse en el narcotráfico y a alejarse de ellos. Un día, unos hombres armados se llevaron a la fuerza a su padre y a sus tres tíos, y nunca supieron más de ellos. “No tengo un lugar dónde llorarle, porque nunca lo encontraron“, lamenta quien después de haber sido elegido entre más de 500 juarenses, y haber sido tres veces seleccionado nacional Soccer Street “De la Calle a la Cancha“, el año pasado conquistó la Homeless Word Cup 2016 en Escocia. En Ciudad Juárez, Christian trabaja en el área de Deporte Popular del municipio y desde hace cinco meses comenzó a prepararse para participar como medio creativo en la Copa América Soccer Street, que se llevará a cabo del 15 al 19 de junio en Costa Rica.  
SU REFUGIO “Quiero decirle a todos que los sueños sí existen, que no son ficticios, que con trabajo, dedicación y amor por lo que haces se cumplen los sueños“, aseguró. Él es uno de los ocho jugadores mexicanos de Chihuahua, Colima, Puebla y Guerrero que formarán parte de la escuadra del director técnico Heriberto Espejel.
Acompañado por el también juarense, Ángel Aguilar de 19 años, Christian se encuentra ya concentrado en la Ciudad de México, de donde viajarán mañana a Costa Rica para enfrentarse a equipos como Canadá, Argentina, Perú, Chile, Brasil y Costa Rica. Está convencido de que los hijos no están obligados a seguir el mismo camino que sus padres, y tampoco le guarda resentimiento al suyo, ya que recuerda que fue parte del narcotráfico para poder sacar adelante a su familia. Después de perderlo a él, su mamá enfermó de cáncer, pero logró sobrevivir. Y con cada obstáculo él se refugió más en el futbol. “El futbol me ha ayudado en prácticamente todo, porque es lo que amo principalmente y lo que he hecho desde pequeño, además es una disciplina que te ayuda tanto en lo deportivo como para la vida. Debes tener valores y los mismos valores van de la mano del futbol y de la vida“, destacó quien durante la competencia internacional extrañará los tacos que le prepara en casa su mamá. Según datos de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, actualmente el Fondo de Atención a Niños y Niñas, hijos de las Víctimas de la Lucha contra el Crimen (FANVI) ayuda a 9 mil menores con apoyos educativos, médicos y asistenciales, en aras de contribuir a mejorar su calidad de vida en un entorno familiar y social.
Por Hérika Martínez

Compartir