Indonesia: ciudadanos que no usen cubrebocas tendrán que cavar o limpiar tumbas

Indonesia: ciudadanos que no usen cubrebocas tendrán que cavar o limpiar tumbas

Cavar o limpiar tumbas es el castigo al que han sido sometidos algunos indonesios por no llevar la mascarilla obligatoria en una municipalidad de Indonesia, uno de los países más afectados por la COVID-19 en el Sudeste Asiático.

Las autoridades de Gresik, una municipalidad en la isla de Java (oeste), indicaron que normalmente los infractores de la mascarilla pueden pagar una multa o realizar servicios sociales como limpiar calles o alcantarillas, y hasta hacer flexiones.

[nota_relacionada id=1245261]

Sin embargo, algunos tienen que pasar castigos más escatológicos como 21 personas que tuvieron que limpiar el cementerio el pasado 25 de junio y otras 8 que fueron puestas a cavar tumbas el pasado 9 de septiembre.

"La razón de castigarlos a cavar tumbas fue espontánea porque por entonces hubo una muerte por la COVID en el distrito. Después de cavar la tumba, se les dieron mascarillas y tuvieron que observar el funeral desde la distancia"

Suyono, jefe del distrito de Cerme en Gresik

El pasado lunes, las autoridades locales castigaron a otra docena de infractores a cavar tumbas, pero luego le conmutaron el castigo por limpiar la plaza de la localidad.

Sin embargo, no descartan que vuelvan a obligar a excavar sepulturas a quienes no porten el cubreboca y nariz.

[nota_relacionada id=1246230]

Desde que empezaron el pasado junio a imponer castigos a quienes no lleven mascarilla en Gresik, más de 700 personas han sido puestas a limpiar alcantarillas u otros servicios sociales, al menos 29 a limpiar o cavar tumbas, y otros 70 pagaron una multa.

Durante la pandemia, Indonesia ha aplicado una mezcla de medidas de ámbito nacional, como restricciones de viaje y distanciamiento físico, e iniciativas locales como la de Gresik para frenar la expansión del nuevo coronavirus.

Otra iniciativa original fue la del pasado abril en Purworejo, una localidad en Java donde dos indonesios empezaron a disfrazarse de "pocong", un fantasma del folclore local, para evitar que los vecinos salieran a la calle.

Indonesia, que mantiene sus fronteras cerradas a los turistas extranjeros pero que no ha impuesto un confinamiento estricto, ha registrado más de 233 mil contagios y 9 mil 222 muertos por la COVID-19 en este archipiélago de 267 millones de habitantes.

[nota_relacionada id=1246285]

EFE

lhp


Compartir