¿Cómo entiendo y educo a mi hijo adolescente?

¿Cómo entiendo y educo a mi hijo adolescente?

Es común escuchar en el día a día acerca de problemas de bullying, de drogas, malas amistades y conductas autodestructivas o criminales en los adolescentes; es un problema común que escandaliza a la sociedad y cimbra a las familias que lo viven.

Se sataniza el problema pero poco se habla de sus causas y de la importancia que tienen los padres para la prevención de estas conductas que pueden desintegrar a la familia y afectar seriamente el desarrollo adolescente.

Hoy es común que los padres se preocupen demasiado por escoger una escuela adecuada para sus hijos e invierten grandes cantidades de recursos en colegiaturas, traslados, alimentación y materiales para la escuela, además se ocupan de darles ropa adecuada, tecnología de punta y un sin fin de “herramientas” para que tengan más y mejores oportunidades, creyendo que con ello están cumpliendo con sus funciones parentales, es decir creen que ser proveedores significa ser buenos padres y olvidan que lo que más necesitan sus hijos es su presencia en sus vidas con tiempo de calidad.

Los adolescentes tienen muchas necesidades afectivas y emocionales, que de no ser satisfechas en casa, buscarán la forma de satisfacerlas fuera de ella y no siempre las opciones de que disponen para ello son las mas adecuadas. En el mejor de los casos un chico o chica pueden encontrar un buen grupo de amigos que les brinde cierta contención, aceptación y sentido de pertenencia y que mitigue la soledad en que se encuentra, pero en la mayoría de  los casos el grupo no está en condiciones de proporcionar lo que el adolescente necesita, pues sus integrantes sufren de las mismas carencias o de algunas mas severas. El grupo elegido puede no compartir los valores familiares y generar un choque en el adolescente en cuestión y para ser aceptado tendrá que cambiar e incurrir en practicas distintas que pueden ser disruptivas o amenazar su integridad.

La presencia de los padres es vital, pues permite una guía a través del ejemplo y proporciona la idea de que se cuenta con un lugar al cual regresar en momentos difíciles. La adolescencia se caracteriza por la rebeldía, se busca romper con ciertos valores familiares con la finalidad de construir valores propios, en este proceso lo que necesitan es contención, cariño y limites. Esto les genera la posibilidad de aprender a conducirse en sociedad sin perder su autenticidad, sintiéndose aceptados, validados y con la posibilidad de continuar con sus vidas. Más que castigar hay que generar el sentimiento de responsabilidad, más allá de proveer hay que estar presentes en sus vidas.

Para la almohada

Los recursos materiales pueden ser un aliciente para la educación y el desarrollo de los adolescentes pero nunca son un sustituto para las figuras parentales, pues lo que mas necesitan son figuras de apego que les brinden los recursos emocionales para enfrentar los retos de sus vidas.

José Estrada


Compartir