IMPERDIBLE

Las 5 mejores frases de Don Ramón para la vida

El talentoso cómico dejó un legado a través de El Chavo del 8.

ESPECTÁCULOS

·
Don Ramón. Fuente: Instagram Don Ramón oficial

Don Ramón” sigue siendo un personaje querido y admirado por todos cuantos disfrutaron de cada una de sus presentaciones en televisión. Es que tanta fue la popularidad de “El Chavo del 8”, que el fanatismo por la tira mexicana pasó a través de las generaciones y los personajes de la vecindad se volvieron, cada uno con sus características, en referentes de determinadas situaciones de la vida privada. 

Encarnado en el personaje de Don Ramón, el actor mexicano Ramón Valdés alcanzó la cima de la fama al representar a un hombre sin trabajo que en la década de los ’70 alquiló una pieza en una humilde vecindad junto a su hija. Entre las tramas de la historia central, en la que El Chavo del 8 es el protagonista de cada episodio, el hombre de apariencia delgada, desgarbada y con muy pocas ganas de trabajar, el padre de la Chilindrina formaba parte de enredos y diálogos cargados de ironía que hasta el día de hoy son citados por muchos en diferentes ocasiones de la vida. 

Así, si bien Ramón Valdés falleció el 9 de agosto de 1988 a los 64 años, como consecuencia de una grave enfermedad, su legado aún continúa intacto. De hecho, sus seguidores fieles, cada 9 de agosto celebran su día como el "Día Mundial de Don Ramón". Y consideran que no hay mejor forma de rendirle tributo al gran actor y humorista Ramón Valdés, que con el recuerdo. 

Así es como les dejó a muchos, sus actuaciones en aquella vecindad que travesaba por una compleja realidad, también en su haber quedaron frases que siguen cobrando fuerza. Aquí te compartimos las cinco más escuchadas:  

“Tengo unas ganas de trabajar. Pero me las aguanto”. 

“Pobre, pero feliz”. 

“Ningún trabajo es malo… lo malo es tener que trabajar”. 

“Si serás, si serás”. 

“¡Ay mi corazón!” 

En todos los casos, muchos consideran que estas frases son “de colección”. De este modo, sin dudas Ramón Valdés provocó risa entre millones de personas con sus peculiares y cómicos dichos que pasaron a la historia.

Sin embargo, con el pasar de los años, su personaje también fue motivo de cuestionamientos debido a la carga de violencia que ejercía hacia el personaje de El Chavo cada vez que le pegaba. Este y otros aspectos han sido cuestionados en relación a toda la tira. En realidad, muchas de las respuestas –aseguran quienes defienden a capa y espada a la producción mexicana- es fundamental anclar la historia en su época y lugar.