El Heraldo de México

The Washington Post retrata el contexto violento que se vive en el proceso electoral en México

Las elecciones intermedias se ha caracterizado por ser las más violentas en los últimos años

The Washington Post retrata el contexto violento que se vive en el proceso electoral en México
A finales de mayo, asesinaron a Alma Barragán, candidata de Movimiento Ciudadano en Moroleón. (Foto: Cuartoscuro)

El proceso electoral de este 2021 se caracterizó por la violencia político-electoral en contra de los aspirantes a puestos de elección popular.

Al respecto del contexto que vivió el país, el periódico The Washington Post publicó que las campañas electorales mostraron la búsqueda de las organizaciones criminales para ampliar su control en determinados territorios del país, lo cual significa una amenaza a la democracia.

De acuerdo con datos de la Consultora Etellekt, en 266 días del periodo precampaña y campaña se registraron 782 agresiones en contra de candidatos y candidatas. Mientras que en el proceso electoral del 2018 fueron 774.

Para las elecciones que se celebrarán este 6 de junio serán renovados más de 20,000 puestos de elección popular, entre los que se encuentra la elección de diputados federales, locales, gobernadores, presidentes municipales, entre otros.

Fueron asesinados 35 aspirantes y candidatos asesinados; el 62% competía por alcaldías (22) y 20% por regidurías. Mientras que nueve de cada 10 de las personas que perdieron la vida eran opositores a los alcaldes de los municipios que pretendían gobernar o representar, refirió la consultora.

“Por dramático que sea el recuento de muertos, no refleja todo el alcance de intimidación de las pandillas”, se argumenta en la publicación y en el pasado, los candidatos que fueron amenazados continuaron con sus actividades, pero ahora las intimidaciones fueron concretadas, argumentó Adrián Wences, delegado Nacional de Movimiento Ciudadano.

En tanto, los grupos criminales detectaron que obtener el control sobre gobierno, economía y población local resulta crucial para sobrevivir en la lucha por las rutas de narcotráfico, refirió el politólogo Guillermo Trejo para The Washington Post.

En algunos casos, el cártel dominante impuso a un candidato, y los grupos rivales han respaldado al partido contrario. El contexto de la violencia electoral, lo ejemplifica con el hecho de que en el caso de las personas que se postularon a la presidencia municipal de Taxco, Guerrero, tres contaron con seguridad y uno declinó tras ser secuestrado y golpeado.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó el 21 de mayo que le daba seguimiento a 3998 casos de violencia político-electoral, de los cuales 187 fueron amenazas, 101 reportaron algún tipo de agresión, 44 que no tiene alguna confirmación de algún riesgo, 13 homicidios y 11 secuestros.

Y que el 53.7% de las denuncias de los candidatos se concentran en Oaxaca, San Luis Potosí, Jalisco, Estado de México, Veracruz, Tamaulipas y Guerrero.

El mandatario Andrés Manuel López Obrador refirió en su conferencia matutina del 1 de junio que, aun tratándose de la elección más grande en los últimos tiempos, no es lo mismo que pasaba antes y que lo podía probar.

“Han querido también dar a conocer de qué hay mucha violencia durante el proceso electoral. Como es un tema muy delicado y muy sensible, hemos sido cuidadosos de hablar de lo que sucedía antes”, refutó. 


Compartir