ANPACT

Con la entrada de vehículos pesados usados al país se está importando un problema, asegura presidente de la ANPACT

Miguel Elizalde llamó a las autoridades mexicanas a tener una mejor supervisión de la entrada de vehículos pesados usados en la frontera

ECONOMÍA

·
Importación de vehículos pesados usados crece 31.1% durante el primer semestre. Foto: Cuartoscuro

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Camiones y Tractocamiones (ANPACT), llamó a las autoridades mexicanas a tener una mejor supervisión de la entrada de vehículos pesados usados en la frontera, ya que lo que se está importando es un problema.

"El transportista pensará que está importando un vehículo, pero está importando un problema, pues consumen más combustible, generan más contaminación, pasan más tiempo en el taller y son más inseguros en el momento de la circulación", aseguró.

Por el contrario, indicó, si un vehículo mexicano desea ingresar al país vecino se le revisan las condiciones físico y mecánicas casi cada vez que cruza, pero cuando se trata de importar no se revisan físicamente sus características, solo en papel, y aún así entran subvaluados, a través de un fraude fiscal.

Informó que este año, en la ANPACT colocarán 30 mil vehículos debido a la pandemia, pero se están importando 10 mil más de Estados Unidos, a través de "brokers, coyotes o intermediarios que compran el vehículo, lo importan y lo venden a algún transportista en México, los cuales no tienen servicios de posventa, no se les da un seguimiento adecuado y terminan en algunas ocasiones en el mercado irregular del transporte, porque no son competitivos".

Sin embargo, aclaró que en vehículos pesados no es tan frecuente la entrada de vehículos ilegales, ya que ingresan de manera legal y en proporciones muy elevadas.

En entrevista con Darío Celis en El Heraldo Televisión, informó que en lo que va de este semestre, la importación creció la importación en un 31 por ciento en comparación con el año anterior.

"Esto significa que por cada 100 vehículos nuevos que vendemos, entran 30 adicionales, importados, usados y de manera legal, más lo que pudieran entrar de manera ilegal, sobre los cuales no tenemos cifras, pero es en menor proporción porque son vehículos de cargas que circulan en carreteras y ciudades, y son comerciales, por lo que por lo general portan una placa a diferencia de los vehículos ligeros", explicó.

A pregunta expresa de por qué se importan tantos vehículos pesados si la industria tiene la capacidad de satisfacer la demanda, indicó que es una asimetría normativa que hay entre Estados Unidos y México.

"La mayoría de estos vehículos son de desecho en Estados Unidos, entrarán otros en condiciones razonables, pero la gran mayoría son obsoletos allá, entonces no cumplen con la normatividad, pero en México tenemos más flexibilidad, no contamos con una normativa tan rigurosa al momento de la importación".

Comentó que al país entran principalmente tractocamiones, así como autobuses escolares de desecho estadounidenses, que se utilizan en el país para el transporte urbano de pasajeros, pero sobre todo como transporte de personal de pasajeros.

Finalmente, aseguró que para evitar esto es importante fortalecer la normatividad en México, como la Ley general de movilidad y seguridad vial, en la que puede haber una enorme oportunidad para poner mayor énfasis en un estándar mínimo de calidad y seguridad, e impulsar la renovación vehicular.