Bancos, sin obligación de reestructurar deudas

Bancos, sin obligación de reestructurar deudas

La banca no está obligada a adoptar las facilidades regulatorias que presentó la Secretaría de Hacienda para reestructurar los créditos de sus clientes que se vieron afectados por la pandemia, pero está en la mejor disposición de ayudarlos para que mantengan un buen historial crediticio, aseguró Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

“El jueves en la noche nos llegaron los nuevos criterios contables COVID-19, estamos empezando a leerlos, e interpretarlos, cada institución va a tomar las decisiones que juzgue más conveniente para sus clientes y su negocio, es un programa voluntario, no es obligatorio entrar”, afirmó el banquero.

En entrevista con El Heraldo de México, rechazó los rumores sobre presuntas diferencias con las autoridades del sector financiero por el programa de apoyo que se presentó la semana pasada; por el contrario, aseguró, trabajaron con ellas durante cinco meses para poner en marcha esta iniciativa.  

Las reestructuras propuestas consideran bajas en tasas de interés, quitas, consolidación de créditos (con excepción del hipotecario) y periodos de pago de hasta 60 meses, entre otras cosas.

Algunos bancos ya empezaron a buscar a sus clientes, como Banorte, para ofrecer apoyo en los planes de pago y se espera que en los siguientes días se sumen otras instituciones.

Niño de Rivera puntualizó que las personas que reestructuren su crédito y cumplan con sus pagos no van a tener una mala nota en el Buró de Crédito, pero aquellos que dejen de pagar, van a tener una evaluación negativa.

[nota_relacionada id=1260634]

Recordó que en septiembre empezaron a vencer los plazos de los planes de diferimiento de pagos que lanzó la banca en abril. Hasta ahora, dijo, hay cifras muy favorables, porque la mayoría de los clientes retomó sus obligaciones.

Ante ello, y con el plan de reestructuras, se espera que la cartera vencida tenga un menor impacto del previsto originalmente.

“Veo que la morosidad va a ser bastante favorable. La banca cerró el primer semestre con 2.5 por ciento de cartera morosa; en julio bajó a 2.3 por ciento, y en agosto, a 2.1 por ciento, es decir, ha mejorado; por otro lado, la relación de reservas a cartera vencida mejoró de 1.5 a 2.68 por ciento al cierre de agosto”, dijo.

Por Fernando Franco
lctl

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus


Compartir