PANORRAMA SOCIAL

Rafa Nadal y sus 20 años de carrera

El tenista español cumple dos décadas de que incursionó, profesionalmente, en el deporte y nos platicó sus nuevos retos

SUS INICIOS. Hizo su debut en 2001, cuando logró llegar a la segunda ronda del Challenger de Sevilla. Foto: Cortesía AMSTEL
Escrito en DEPORTES el

Considerado como uno de los mejores jugadores de la historia Rafael Nadal, adoptó la cancha de tenis en 2001 y, con apenas 15 años, logró llegar a la segunda ronda del Challenger de Sevilla

Actualmente, el deportista se encuentra en el marco de su 20 aniversario de carrera, quien no deja de dar sopresas y de emprender nuevos proyectos, como su alianza con Amstel, firma cervecera de la que es embajador y con la que trabajará los próximos tres años, encaminando diversas acciones que lo llevarán por todo el mundo, incluyendo nuestro país. 

En entrevista exclusiva con El Heraldo de México, el español confesó que en estos 20 años como deportista, ha vivido diversas experiencias que lo han marcado y lo han hecho crecer: “No soy una persona que mira al pasado pero, cuando lo hago, agradezco todas las cosas buenas”, dijo. 

Su carrera y su vida, las ha regido por el que, para él, es el fundamento más notable de todos: "ser buena gente"; como describe “ese es el valor más importante que hay, el ser una persona que está dispuesta a ayudar a los demás, a ser amable. A partir de este principio básico, vienen otros valores como respeto, educación, la dedicación y, también, el espíritu de superación diario”. 

“Triunfar significa encontrar el camino que a uno lo haga realmente feliz”. RAFAEL NADAL

Rafa considera que las victorias logradas en estas dos décadas de trabajo, tiene como base el trabajo diario: “Sin duda, los éxitos se construyen día a día, dando el cien por cien, siempre con ilusión y con ganas de mejorar”.

Nacido en Menorca, su desempeño le ha otorgado 20 Grand Slam, y actualmente participa en el torneo de Roland Garros, en París, donde tiene programado enfrentar al francés Richard Gasquet, ranqueado como el séptimo mejor del mundo. 

Integrado a su carrera como tenista profesional, Rafael tiene una vida fuera de la cancha, en donde es esposo, hijo, hermano, amigo… además de estos roles ha tenido que aprender a encontrar un balance como deportista: “Trato de siempre valorar las cosas que son importantes y lo mucho que podemos disfrutar la vida en cualquier etapa. 

Cuando vivimos situaciones como las del último año, nos damos cuenta de lo afortunados que somos cuando las cosas están bien, y el aprendizaje de lo mucho que debemos disfrutar la vida y las cosas buenas que tenemos, así como sólo preocuparnos por lo que en verdad vale la pena”.

Redacción

PAL