INAH

Continúan estudios en Templo Mayor

La Techumbre , de casi 60 toneladas, serpa removida por secciones debido a su gran peso

CULTURA

·
TEMPLO MAYOR. Foto: Cuartoscuro

Los trabajos para remover la techumbre de la zona arqueológica del Templo Mayor que colapsó en abril pasado a consecuencia de "una lluvia atípica", continúan atorados en el estudio de la "protección adecuada" de los pisos, banquetas y murales polícromos que forman parte del  Recinto de los Guerreros Águila o Casa de las Águilas.

De acuerdo con la restauradora Mariana Díaz de León Lastras, informó el INAH, la protección en la que se trabaja consiste en colocar tarimas sobre pisos y banquetas, las cuales tendrán un soporte en áreas estratégicas para que en lo general haya un espacio entre estas y los vestigios, y así tengan correcta ventilación. Además, las tarimas podrán removerse parcialmente permitiendo a las y los especialistas monitorear el estado de conservación de los elementos.

"Al tratarse de estructuras con policromía, es de suma importancia conocer las condiciones medioambientales al interior del recinto prehispánico, por ello, se colocó equipo registrador de datos conocido como Data Logger”, agregó Díaz de León. La techumbre, de casi 60 toneladas, será removida por secciones debido a su gran peso, y en su lugar,  se colocará un techo provisional mientras se realiza la conclusión del diseño y fabricación de la estructura definitiva.

En los análisis trabajan de forma conjunta especialistas del INAH y de la empresa TGC (Geotecnia S.A. de C.V.). Este año, se recuerdan cinco siglos de la caída del imperio azteca, quién tuvo en el templo Mayor su principal centro ceremonial.

UN EQUIPO

  • La techumbre se colapsó el 28 de abril 
  • El peso del granizo y el deterioro de la techumbre provocaron su caída 

PAL