El Patrimonio Mundial de México y su potencial turístico

El nuevo programa en torno a la materia y el Turismo Sostenible tiene por objeto promover un nuevo paradigma que tome en cuenta los retos y las oportunidades

El Patrimonio Mundial de México y su potencial turístico
Zona Arqueológica de Mitla, Oaxaca. Foto: cortesía Gobierno del Estado de Oaxaca

La Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural nació de la asociación de dos movimientos distintos: el primero, que hacía énfasis en el peligro que se cernía sobre los sitios culturales, y el segundo, que se ocupaba de la conservación de la naturaleza. La Convención fija el deber que compete a los Estados Parte con respecto a la identificación de posibles sitios y define el papel que les corresponde en su protección y preservación. Este documento es un instrumento único de cooperación internacional para la protección del patrimonio cultural y natural de valor Universal Excepcional.

Ha sido ratificada por 192 Estados Parte. México la confirmó en 1984 y adquirió el compromiso de promover la identificación, proteger y revalorizar todo aquel patrimonio considerado especialmente valioso. Como miembro de la UNESCO desde 1946, nuestro país es parte de los distintos instrumentos en materia de cultura.

Acueducto del Padre Tembleque, Hidalgo y Estado de México. Foto: cortesía Salvador Vera

Patrimonio Mundial

¿Qué es el Patrimonio Mundial? El Patrimonio Mundial lo conforman aquellos bienes o sitios que poseen un valor universal excepcional, es decir que tienen una importancia cultural o natural extraordinaria que trasciende fronteras y son importantes para las generaciones presentes y futuras de la humanidad.

Los criterios de inscripción a la lista del Patrimonio Mundial para bienes culturales son: 1)Representar una obra maestra del genio creativo del hombre; 2) Ser la manifestación de un intercambio de influencias considerables, durante un determinado periodo o en un área específica, en el desarrollo de la arquitectura, de la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño paisajístico; 3) Representar un testimonio único, o por lo menos excepcional, de una tradición cultural o de una civilización aún viva o que haya desaparecido; 4)Ser un ejemplo sobresaliente de un tipo de construcción, de un conjunto arquitectónico, tecnológico o de paisaje, que ilustre una o más etapas significativas de la historia de la humanidad; 5) Constituir un ejemplo sobresaliente de asentamiento humano u ocupación del territorio, que sea tradicional y representativo de una o varias culturas, especialmente si se ha vuelto vulnerable por el efecto de cambios irreversibles; y 6)Estar asociado directa o materialmente con acontecimientos o tradiciones vivas, ideas, creencias u obras artísticas y literarias de significado universal extraordinario. En 1977, el Comité del Patrimonio Mundial decidió que además de cumplir con uno o más de los seis criterios destinados a los bienes culturales, se tendría que cumplir con la prueba de autenticidad –así como la condición de integridad– en cuanto al diseño, material, confección, hechura o medio ambiente del sitio nominado.

Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. Foto: cortesía del autor.

Asimismo, los criterios de inscripción a la lista del Patrimonio Mundial para bienes naturales se describen de la siguiente manera: 1) Ser ejemplos eminentemente representativos de los grandes periodos de la historia de la Tierra, incluido el testimonio de la vida, de procesos geológicos ligados al desarrollo de las formas terrestres, o de elementos geomórficos o fisiográficos significativos; 2) Ser ejemplos eminentemente representativos de procesos ecológicos y biológicos de la evolución y el desarrollo de ecosistemas y comunidades de plantas y de animales terrestres, acuáticos, costeros y marinos; 3) Representar fenómenos naturales o constituir áreas de una belleza natural y una importancia estética excepcionales; y 4) Contener los habitantes naturales más representativos e importantes para la conservación in situ de la diversidad biológica, incluidos aquellos que alberguen especies amenazadas que posean un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia o de la conservación.

En 1994, el Comité del Patrimonio Mundial lanzó la Estrategia Global para establecer una Lista del Patrimonio Mundial representativa, equilibrada y creíble, toda vez que el listado presentaba “lagunas” en las categorías y desequilibrios entre las áreas geográficas representadas. Actualmente, de los mil 52 bienes inscritos, 814 son bienes culturales, 203 son naturales y sólo 35 son mixtos; la gran mayoría situados en regiones desarrolladas del mundo.

C. Biblioteca Central de Ciudad Universitaria. Foto: cortesía del autor

Declaración de Budapest

En 2002 el Comité adoptó la Declaración de Budapest sobre el Patrimonio Mundial, basada en cuatro objetivos estratégicos, las “4C”: Credibilidad, Conservación, Capacidades, Comunicación. Una quinta “C” fue agregada en 2007, Comunidades, que pone de relieve la importancia de la participación de las comunidades locales en la preservación del patrimonio mundial.

Algunos de los grandes desafíos para el futuro son: a) Complejidad creciente de nominaciones a la Lista del Patrimonio Mundial, incluyendo el número progresivo de nominaciones transnacionales en serie; b) Planes de manejo, cuyo objetivo es fomentar que los tomadores de decisiones asuman la responsabilidad de emprender una tarea estratégica con elementos de conservación, desarrollo sostenible e inclusión ciudadana; c) Cambio climático global y los desastres naturales, un serio riesgo para el patrimonio; d) Los desafíos para la conservación asociados con las crecientes presiones debidas al desarrollo –y a la falta de desarrollo–. Asimismo, a fin de poder establecer políticas y adoptar decisiones, es indispensable conocer las responsabilidades que se asumen, de ahí la importancia de la presentación de informes periódicos. En este momento nos resulta extraordinariamente oportuno abordar temas relativos a la nueva “normalidad” producto de la pandemia que estamos viviendo.

Un fenómeno inevitable es el incremento progresivo del turismo a raíz de la inclusión de un sitio en la Lista del Patrimonio Mundial, lo que atrae a millones de turistas, que en algunos casos puede amenazar los valores y la integridad de los bienes Patrimonio Mundial, por lo que es necesaria la instrumentación de planes de turismo sostenible. El nuevo Programa sobre el Patrimonio Mundial y el Turismo Sostenible tiene por objeto promover un nuevo paradigma, en el cual la protección del patrimonio mundial tome debidamente en cuenta las oportunidades y retos potenciales vinculados al turismo, y donde éste sea reconocido como un motor de desarrollo sostenible.

Centro Histórico de Zacatecas. Foto: cortesía Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde.

México es el primer país de América y el séptimo del orbe con el mayor número de bienes reconocidos en la Lista de Patrimonio Mundial, con 35 inscritos, que indudablemente son ya un legado de México al mundo.

Lista del patrimonio mundial mexicano

  • Islas y áreas protegidas del golfo de California. Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit.
  • Pinturas rupestres de San Francisco. Baja California Sur.
  • Santuario de ballenas de El Vizcaíno. Baja California Sur.
  • Antigua Ciudad Maya y Bosques Tropicales Protegidos de Calakmul. Campeche. (Patrimonio mixto).
  • Ciudad histórica fortificada de Campeche.
  • Archipiélago de Revillagigedo. Colima.
  • Ciudad prehispánica y Parque Nacional Palenque. Chiapas.
  • Zona arqueológica de Paquimé (Casas Grandes). Chihuahua.
  •   Camino Real de Tierra Adentro. Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango y Chihuahua. (36 municipios).
  • Campus central de Ciudad Universitaria de la UNAM. Ciudad de México.
  •   Casa-Taller de Luis Barragán. Ciudad de México.
  • Centro Histórico y Xochimilco. Ciudad de México.
  •   Ciudad prehispánica de Teotihuacán. Estado de México.
  •   Sistema hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque. Hidalgo y Estado de México.
  •   Ciudad histórica de Guanajuato y minas adyacentes. Guanajuato.
  • Villa protectora de San Miguel el Grande y
  • Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco. Guanajuato.
  • Hospicio Cabañas de Guadalajara. Jalisco.
  • Paisaje Agavero y antiguas instalaciones industriales de Tequila. Jalisco.
  • Centro Histórico de Morelia. Michoacán.
  • Reserva de la Mariposa Monarca. Michoacán, Estado de México.
  • Zona de monumentos arqueológicos de Xochicalco. Morelos.
  • Centro Histórico de Oaxaca y zona arqueológica de Monte Albán. Oaxaca.
  • Cuevas prehistóricas de Yagul y Mitla en los Valles Centrales de Oaxaca.
  • Centro Histórico de Puebla.
  • Valle de Tehuacán-Cuicatlán: hábitat originario de Mesoamérica. Oaxaca, Puebla. (Patrimonio mixto).
  • Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl. Puebla, Morelos y Tlaxcala.
  • Misiones franciscanas de la Sierra Gorda, Querétaro.
  • Zona de monumentos históricos de Querétaro.
  • Reserva de la Biosfera SianKa’An. Quintana Roo.
  • Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar. Sonora.
  • Ciudad prehispánica de El Tajín. Veracruz.
  • Zona de monumentos históricos de Tlacotalpan. Veracruz.
  • Ciudad prehispánica de Chichén Itzá. Yucatán.
  • Ciudad prehispánica de Uxmal. Yucatán.
  • Centro Histórico de Zacatecas.

Por Francisco López Morales

avh


Compartir