ARTE EMERGENTE

Arte Emergente: Thiza Shi, Ciudad de México, 2000

Explora su identidad en relación al género, proceso en el cual el arte le ha servido como herramienta importante

CULTURA

·
Explora su identidad en relación al género, proceso en el cual el arte le ha servido como herramienta importante. Foto: Especial

Artista visual de padres chinos que migraron a la Ciudad de México. En 2018, Tizha empezó su licenciatura en Artes Visuales con una especialidad en biología en la Universidad de British Columbia, en Vancouver, Canadá. Encontró compañía en la creación manual y en su interés por la “naturaleza“, lo orgánico y el cuerpo. Su inclinación hacia las artes se solidificó al aprender danza contemporánea y cerámica de alta temperatura.

Sus primeros ejercicios artísticos involucraron materias orgánicas como plantas, frutas, cabello, animales taxidermizados, etc., pero por el enfoque académico y teórico de su carrera, la teoría feminista y queer guiaron su práctica hacia temas de sexualidad y género.

A raíz de la pandemia regresó a México al mismo tiempo que empezó a integrar sus diferentes intereses y a consolidar su práctica artística. De igual forma empezó a explorar su identidad en relación al género, proceso en el cual el arte le ha servido como una herramienta importante.

Los enfoques que han tomado sus últimas piezas parten en dos vertientes: la crítica feminista y queer hacia la ciencia, la medicina y la biología, y la exploración erótica fuera de la heteronorma.

¿Dónde encuentras tu inspiración?

Más que inspiración encuentro temáticas que me interesa desarrollar, ya sea por un texto, una anécdota, un gesto o la obra de otrxs artistas. Es un proceso bastante orgánico, normalmente muchas de las cosas que leo, discuto y consumo tienen ejes en común que culminan en una idea. Definitivamente leer teoría y textos (más recientemente sobre la construcción del binarismo de género) me ha ayudado a dimensionar y direccionar lo que quiero explorar. Pero más que nada platicar con otrxs sobre nuestras prácticas, tomar talleres, estar al tanto de los discursos en redes sociales (ver memes prácticamente) me ha ayudado a aterrizar cómo hacer mis piezas y cómo comunicarlas.

¿Cómo te gustaría que el público se acerque a tu obra?

Obviamente con compasión y la intención de comprender, porque la mayoría de mis piezas tienen que ver con género y sexualidad y muchas de ellas son muy personales. Pero también con cierta vulnerabilidad de poder conectarlos con sus propias experiencias y sensibilidades. Más allá de eso me gustaría que se acercaran con el tiempo y el interés de leer más allá de la primera impresión. Me interesa que mis piezas sean accesibles y que puedan causar una impresión sin necesidad de un bagaje intelectual o artístico, pero en muchas de ellas hay cierto humor y “congruencia teórica” que se entienden con más atención.

¿Cómo definirías lo que haces?

Lo definiría como harte porque no me quiero tomar lo que hago muy en serio, ni tomarme el arte muy en serio. Creo imágenes y relaciono conceptos que me ayudan a entenderme a mí y al mundo, y cuando las muestro espero comunicar algo de ello con quien lo vea. Por el momento lo que hago muestra mi exploración de la experiencia trans y lo que he comprendido sobre las políticas de género.

MAAZ