El museo reinventado

El museo reinventado
El museo reinventado
El museo reinventado

En las últimas semanas de marzo presenciamos el cierre de casi todos los museos y espacios culturales de la Ciudad de México, un hecho inédito que nos sumió en una especie de pasmo e incertidumbre. La idea de no tener acceso a las colecciones públicas y privadas cuyo alcance dábamos por hecho, ni a las muchas actividades con las que los museos animan una vida diversa y abundante, trastornó de muchas formas la manera de habitar la ciudad, de programar el tiempo libre y de participar de una escena artística que nos tenía habituados a tener algo que visitar.

Con el tiempo, la sensación de desasosiego fue transformándose en una oportunidad para repensar el papel de estos espacios y su rol como instituciones en pleno proceso de democratización. El primer reto: la obligada transformación del lenguaje y contenido de las redes sociales orientadas, mayormente, a convocar públicos. Frente a una realidad impuesta con los museos vacíos, los soportes digitales se convirtieron, no sólo en un contenedor de datos históricos y memoria institucional, sino en una plataforma de diálogo que nos acercó.

[nota_relacionada id=1228922]

El caso de los Museos Mural Diego Rivera y Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo es el de una historia de resistencia.

INTERIOR. Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. Cortesía INBAL.

El primero, y quizás el más emblemático, es el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (1947); cuando el terremoto de 1985 hizo colapsar el edificio que lo albergaba y lo puso al borde del abismo, del que fue rescatado gracias a una operación de aseguramiento, resguardo y traslado a su sede actual.

La Casa Estudio, conformada por un conjunto de edificios que abarcan la primera casa funcionalista de México, diseñada por Juan O´Groman en 1929, patrimonio arquitectónico que se ha salvado venturosamente de los intereses inmobiliarios. La posibilidad que tenemos hoy de recorrer estos espacios es resultado de voluntades, esfuerzos y azares, que han conseguido conservarlos como parte de un acervo público.

Tras el confinamiento, arrancó un trabajo intenso, plural y colaborativo del que resultaron protocolos que reconfiguran nuestro quehacer en una nueva forma de habitar los museos. El regreso comienza con un plan de acción, con programas que surgieron de un cúmulo de contenidos digitales y actividades en línea que habrán de continuar como nuevas plataformas de programas.

FACHADA. Del Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. Fotografía de Camila Cossio. Cortesía INBAL

No vimos venir algo que sonaba a otra vida: una epidemia, una crisis sanitaria que cambiaría el paisaje de nuestro entorno cotidiano, sin embargo, en medio del aún incierto futuro, los museos deberán seguir replanteando su lugar en un mundo que cambia radicalmente, sin previo aviso y en donde la velocidad de la respuesta será la clave de su permanencia.

[nota_relacionada id=1229382]

Descubre qué leer en El Podcast Literario

 

Escucha y descarga todos los episodios de ¿Qué fue de…?

Por Marisol Argüelles
marguelles@inba.gob.mx
BGM


Compartir