Haz tu denuncia aquí

Comparten la cultura coreana

En el marco de los festejos de los 100 años del inicio de la independencia de la República de Corea se realizó una ceremonia

CULTURA

·
El embajador de la República de Corea en México, Kim Sang-Il, considera que la cultura es la mejor manera de entender a otros países, por eso comparten su música y tradiciones con diferentes actividades, como parte de los festejos de los 100 años del inicio de su independencia. La primera actividad fue una ceremonia conmemorativa en un hotel de la CDMX, encabezada por el embajador. El acto inició minutos después de las 20:00 horas, rindiendo honores a la bandera coreana, después el maestro de ceremonias, el pianista KL Joon, pidió que se guardara un minuto de silencio para los cientos de caídos, mientras a los costados del escenario se proyectaban imágenes. Para continuar la velada, se entonó la primera estrofa de su himno nacional, y los más de 70 coreanos que asistieron unieron sus voces. “El 1 de marzo de 1919 en toda la República de Corea empezamos con el grito de independencia y todos los patriotas se organizaron en Shanghái, tuvieron que luchar con muchos sacrificios, pero lo lograron”, dijo el embajador. También señaló que al igual que hace 100 años, mantienen la esperanza de que se unan Corea del Norte y Corea del Sur porque miles de familias quedaron separadas con la división de la península. En la ceremonia también participó el señor Young Joon Yo, presidente de la Asociación de la Comunidad Coreana, quien pidió que no se olvide la importancia de esta fecha y la lucha de los caídos en el movimiento. Después proyectaron un cortometraje sobre la formación de su gobierno, mostrando imágenes del inicio de la lucha y cómo lograron establecer su gobierno. El pianista dio detalles sobre los primeros coreanos que llegaron a tierra azteca en 1905 a Yucatán, quienes venían con muchas esperanzas de progresar, pero se encontraron con obstáculos, como el idioma, las costumbres y la esclavitud. Sin embargo, no se rindieron y trabajaron para mandar dinero a sus compatriotas, incluso aportaron en el movimiento de independencia. La señora Araceli Yu, presidenta de la Asociación de Descendientes Coreanos en México, subió al escenario para dar los tres gritos tradicionales del Manse, que en español quiere decir "Viva Corea". Por lo que todos los presentes alzaron sus manos con euforia. Para finalizar la velada presentaron dos actos musicales, en los que destacó el Arirang en seis distintos sonetos, y donde participaron músicos con sombreros y vestimenta típica. El acto terminó con un brindis por los caídos y la propuesta de que vengan 100 años mejores para la República de Corea y sus aliados. POR PATRICIA VILLANUEVA