Di Vagando: El papel de la mentira en las relaciones humanas

La mentira forma parte de las relaciones humanas y es de todos conocido el hecho de que no siempre es mal intencionada, explica el doctor José Estrada

Al hablar de mentira, se toca un tema que de inmediato genera muchos sentimientos encontrados, casi todos hemos experimentado en carne propia la sensación que despierta el darnos cuenta de que no se nos dice la verdad, así como la necesidad propia de encubrir o distorsionar fragmentos de la realidad a fin de hacerlos mas manejables o de que su impacto nos resulte ventajoso.

Lo cierto es que la mentira en mayor o menor medida forma parte de las relaciones humanas y es de todos conocido el hecho de que no siempre es mal intencionada, a pesar de ello considero que es muy importante conocer los motivos que nos pueden llevar a mentir o que se nos mienta. Es importante señalar que con mentira me refiero al acto intencionado de manipular un hecho a fin de que este sea tomado por los demás como verdadero.

En mi opinión las situaciones que pueden llevar a la construcción de la mentira son muy diversas, pero creo que se pueden resumir en tres grandes grupos. El primero y más común deriva de un sentimiento de inseguridad, que genera la necesidad de distorsionar la realidad a fin de encontrarla mas aceptable, obteniendo con ello un beneficio aparente. El segundo son las mentiras que se utilizan con la finalidad de proteger a alguien de un fragmento de la realidad que se considera puede dañarle o no está preparado para asimilar y el tercero es la mentira destructiva que, por medio de la manipulación, busca un beneficio propio aún cuando con ello derive en un perjuicio para otros.

Hay muchos elementos que debemos tomar en cuenta cuando se nos miente a fin de entender a fondo la situación, sin embargo creo que la mentira, independientemente del tipo que sea, parte de una concepción pobre de lo que es el ser humano. La mentira habla ya sea de inseguridad, de devaluación hacia el otro e incluso de la cosificación de la persona.

Lo cierto es que pesar de que esté fundada en las mejores intenciones, cuando esta queda al descubierto, causa un gran dolor, genera distancia con nuestros seres queridos, puede terminar con relaciones e incluso derivar en hechos trágicos. Me parece muy importante resaltar el hecho de que las mentiras casi siempre van de la mano, es decir, se necesita crear un sistema cada vez mas complejo para sostenerlas y conllevan grandes cantidades de tiempo y energía. El encarar la verdad no siempre es fácil, pero a la larga, permite generar relaciones autenticas basadas en la confianza y en la estima justa de quienes nos rodean, fortaleciendo nuestro autoconcepto y permitiéndonos ser genuinos con los demás.

Para la almohada

Un refrán popular dice el mendigo es rico en mentiras, me pregunto si no sería mejor dedicar la energía y el tiempo destinados a la construcción de mentiras; en entender el por qué no podemos aceptar nuestra realidad y en buscar los medios para construir la vida que en realidad deseamos. Después de todo, como bien señala el refrán, la mentira nos empobrece o como ha descubierto el psicoanálisis, nos enferma.

¿Te gustó este contenido?



Lo mejor del impreso
Di VagandoDi Vagando: Árbol de Navidad, el protagonista de las celebraciones

Di Vagando: Árbol de Navidad, el protagonista de las celebraciones