Microbiota intestinal, huella dactilar

Al nacer, nuestro sistema inmunológico es inmaduro y conforme recibe alimento y vacunas se refuerza

La pandemia de Covid-19 nos ha hecho percatarnos sobre qué tan vulnerable es nuestro cuerpo y la importancia que tiene el cuidado de nuestra salud de forma preventiva. Fortalecer el sistema inmune se vuelve una necesidad de primer orden sobre todo, en esta nueva normalidad a la que con tanto trabajo estamos arribando y en la que se espera que México pueda retornar a una normalidad absoluta hasta el año 2025, de acuerdo a un estudio del semanario “The Economist”.

Al nacer, nuestro sistema inmunológico es inmaduro y conforme recibe alimento y vacunas se refuerza. Cuando una persona llega a los 60 años, los hábitos que haya tenido a lo largo de su vida definirán el desgaste de su cuerpo y por lo tanto, su respuesta inmunológica.

Al respecto, la nutrióloga Alejandra López López, explicó: nuestro cuerpo nos avisa cuando el sistema inmune no se encuentra bien, ya que podemos presentar Infecciones o resfríos recurrentes, cansancio fuera de lo habitual y problemas gastrointestinales en general”.

El sistema digestivo constituye la parte más extensa del sistema inmunitario; recibe diariamente una gran carga de bacterias y es capaz de distinguir entre las dañinas y las benéficas que obtenemos a través de los alimentos.

La doctora López, Coordinadora de Nutrición de la empresa Bodylogic de Grupo PiSA alerta que “si consumimos alimentos altamente procesados con poco valor nutrimental o con alto contenido de azúcares añadidas, nuestra flora intestinal, también conocida como microbiota, se verá afectada. Además de presentar problemas digestivos seremos más vulnerables a enfermedades como la influenza y ahora la Covid-19.”

De acuerdo con la Revista de Gastroenterología de México, la microbiota intestinal es como una huella dactilar, cada persona posee una que es única e irrepetible y consiste en un grupo de microrganismos vivos que habitan dentro de nuestro intestino y son esenciales para el crecimiento, la nutrición y el refuerzo de nuestra inmunidad. Este delicado ecosistema se puede alterar con una mala alimentación, exceso de antibióticos y tabaquismo, desencadenando enfermedades como la obesidad y el asma.

La recomendación es que para ayudar a que nuestro organismo funcione de manera adecuada podemos apoyar a nuestro sistema inmune con hábitos y alimentos que lo fortalezcan. Consumir frutas, verduras, nueces, semillas, lácteos de calidad y granos integrales, además de dormir bien, controlar el estrés, no fumar y realizar actividad física de manera regular.

“Algunos de los nutrimentos que nos ayudan a mantener en buen estado a nuestras defensas son el cobre, hierro, selenio, zinc, magnesio, las vitaminas B6 y B12, así como las C, A, E, D y el Omega 3”, concluye la doctora López. [nota_relacionada id=1212784]

POR ADRIANA MORENO CORDERO

COLABORADORA

MORCORA@GMAIL.COM

eadp

No dejes de escuchar y descargar nuestro podcast de Coronavirus:


Compartir