Mira quién habla con Brenda Jaet: Ale Quintero, todo lo que siempre quisiste saber sobre el yoga

La especialista de O2 Yoga México nos explica desde cómo llegó esta práctica a nuestro país, hasta los beneficios espirituales y físicos que podemos lograr

El yoga tiene su origen en la India y sus primeras bases se encuentran en los documentos llamados Vedas. Foto: Cortesía

¿Qué es el yoga? 

Es una práctica que conecta al cuerpo, la respiración y la mente.  A través de la práctica de posturas (asanas), respiración (pranayamas) y meditación, la persona va alcanzando un estado de bienestar y mejora su salud. 

El yoga tiene su origen en la India y sus primeras bases se encuentran en los documentos llamados Vedas. Se desarrolló como una práctica espiritual hace miles de años. 

Hoy en día la mayoría de las personas en Occidente hacen yoga como ejercicio y para reducir el estrés. 

¿Cuáles son los beneficios de practicar yoga? 

A mí me encanta la práctica de esta disciplina milenaria porque engloba todos los aspectos de la persona. No podemos seguir pensando que sólo somos cuerpo y mente; somos seres emocionales y espirituales, por lo tanto, necesitamos alimentar todos los aspectos de nuestra persona para poder estar bien, para poder estar en balance y armonía. 

El yoga puede mejorar en general el bienestar físico, mejorar la postura y flexibilidad.  Algunos de los beneficios más importantes de la práctica de asanas son: 

Ayuda a relajarse, reduce el estrés, mejora la coordinación, contribuye a una mejor concentración, ayuda a dormir mejor, tener una mejor digestión, reduce los dolores de espalda, oxigena los órganos y mejora la circulación.  

Foto: Cortesía

¿Cuántos tipos hay? 

Existen muchos estilos o tipos de yoga.  Estos varían en intensidad y depende mucho del objetivo del alumno. 

Los más populares son: 

Ashtanga – Estilo dinámico y exigente.  Se realizan dos series de posturas en su mismo orden, y entre postura y postura se hace un Vinyasa, que consiste en movimientos dinámicos entre postura y postura. 

La primera serie se llama yoga chikitsa que significa yoga terapia. La segunda serie se llama nadi shodana, lo que significa purificación de los canales o nervios. 

Hatha Yoga – Se enfoca más en la respiración y en mantener cada postura por varios minutos.  Las secuencias no necesariamente siguen el orden que el estilo Ashtanga. 

Iyengar – Se enfoca en la alineación de la postura, es muy preciso para lograr la perfección en cada postura a través de la constancia y también utilizando cuerdas, bloques y otros props para auxiliar la alineación y también se enfoca en mantener la postura por periodos prolongados. 

Kundalini – Enfatiza los efectos de la respiración sobre las posturas, el objetivo es liberar la energía de la parte inferior del cuerpo, para que pueda activarse y viajar hacia arriba por la columna, activando y balanceando el cuerpo energético.  Teniendo como objetivo alcanzar que la persona pueda conectarse con su divinidad y activar su intuición, su sabiduría. 

Vinyasa O2 Yoga – Es un estilo que nació en Boston y se basa en la combinación del estilo tradicional de Ashtanga y un estilo ecléctico mucho más fluido.  Siempre lleva las bases de Ashtanga, siguiendo el estudio de las ocho ramas del yoga, mencionadas en los Sutras de Patanjali.   

Háblanos de las posturas o asanas: 

Todas las asanas nacen de las secuencias de Ashtanga que diseñó Patanjali. Asana significa postura en Sánscrito, y quiere decir permanecer, estar, sentarse, establecerse en una posición determinada. 

Existen infinidad de posturas, algunas promueven la fuerza y tonificación de los músculos, la alineación, la concentración, otras el equilibrio, la flexibilidad.   

¿Quiénes pueden practicar? 

En general todas las personas.  Existen clases para principiantes y también variaciones más básicas de cada postura para personas que tengan alguna lesión o embarazadas.  Es importante respetar el proceso personal y no forzar al cuerpo a hacer posturas para los que no está preparado.    

Lograr hacer las posturas completas, o en su versión más avanzada requiere tiempo, constancia y respeto a las características específicas de mi cuerpo y mi nivel, para evitar lesionarme. 

Foto: Cortesía

¿Qué papel juega la respiración en el yoga? 

La función principal de los ejercicios de respiración, es el control del Prana (energía vital).  Nos ayuda a controlar la mente y a percibir y transformar emociones. 

Se respira siempre por la nariz, tanto al inhalar como al exhalar.  

La respiración activa, por ejemplo, calienta el cuerpo y facilita la práctica, además de que ayuda a seguir un ritmo y a no distraerse con pensamientos. 

¿Qué sucede si no eres una persona flexible? 

No voy a negar que la flexibilidad nos facilita realizar algunas posturas, pero no es indispensable.  Se va cultivando poco a poco con la práctica.  Los tipos de ejercicio que hemos estado acostumbrados a realizar en las últimas décadas, construyen mucho músculo y fuerza, pero nos han ido haciendo cada vez más rígidos, pues los músculos se van acortando.  El mejor ejemplo es el flexor de la cadera que es un músculo que no estiramos en la vida diaria, especialmente por la cantidad de tiempo que pasamos sentados. 

¿Qué papel juega la alimentación con la práctica de yoga? 

Se recomienda que la alimentación sea simple.  Especialmente antes de practicar, no comer alimentos pesados. 

Se recomienda mantenerse bien hidratado, comer frutas y verduras crudas y granos y semillas.  El veganismo o vegetarianismo no son una exigencia para la práctica y pueden funcionar o no a algunas personas, pero yo sí recomiendo por lo menos intentar de reducir la ingesta de alimentos procesados, lácteos y proteínas animales que son difíciles de digerir. 

¿El yoga habla del karma? 

Sí, el término karma como normalmente lo escuchamos siempre está relacionado con el concepto de que el universo me regresa lo mismo que yo le doy. 

En yoga, complementando lo anterior, existe el Karma yoga que según James Lochtefeld es la práctica espiritual de realizar acciones sin beneficio propio, sino en lo contrario, con el único objetivo de beneficiar a los demás. 

¿Quién puede enseñar yoga? 

En la enseñanza del yoga hay varios aspectos que me parecen fundamentales.  El primero sería realizar una certificación seria y completa, dedicarme a estudiar profundamente lo que más adelante voy a enseñar.  También me parece fundamental que yo mismo practique lo que predique, es decir ser congruente con cómo cuido mi cuerpo, mi mente, mi alma, con la constancia en mi práctica. 

¿Puede el yoga sustituir otros tipos de entrenamiento físico? 

En mi opinión el yoga es un ejercicio muy completo pues trabaja todos los músculos, la respiración, la flexibilidad, la fuerza.  Lo que me encanta a mí, es que puedes practicarlo donde sea y es muy poco probable que te lesiones si respetas tu proceso personal. Yo solía correr a diario y terminé por lastimar mucho mis rodillas porque el ejercicio de impacto siempre es un poco menos suave en el cuerpo. 

Hoy me mantengo en equilibrio con mi práctica de yoga, aunque también me encanta andar en bicicleta y esquiar. Y en estos casos, el yoga es el complemento perfecto para estirar y relajar después de otras prácticas más intensas. 

¿Cómo practicarlo en casa? 

Solo necesitas voluntad, un tapete y una aplicación o plataforma para seguir una clase.  Asegúrate de realizar la clase completa, pues el calentamiento y las contra posturas del final de la clase son muy importantes para que te sientas bien.   

Es primordial escoger una clase acorde a tu nivel de práctica. No te obligues a realizar una práctica avanzada si tu cuerpo no está listo; no vale la pena lastimarse. 

¿Yoga y meditación van de la mano? 

Para mí es primordial iniciar la práctica con unos minutos de meditación, en silencio, respirando, calmando mi mente y sobre todo poniéndole una intención a mi práctica. 

Me cuesta trabajo separar la práctica de meditación de la de yoga, porque cuando practicamos asanas, conectamos con el cuerpo, percibiendo cada sensación corporal, estando atento a las emociones que pueden surgir durante la práctica, mi sesión se convierte en una meditación en movimiento, y a mí en lo personal me conecta mucho con mi ser interno, con mi espiritualidad. 

Foto: Cortesía

¿Cómo incursionaste en el mundo de la Yoga? 

Casi fue casualidad.  A mí me encantaban los deportes extremos y siempre había tenido al yoga (por ignorante) en un concepto de ejercicio muy suave, enfocado en respirar y meditar.  No me llamaba la atención. Fue cuando me embaracé de mi primer hijo, que hoy tiene casi 18 años, que en un viaje de bicicleta de montaña, casi pierdo a mi bebé (sin saber que estaba embarazada), y mi doctor me dijo que solamente podía hacer yoga durante el embarazo. 

¿Cómo cambió tu vida desde que practicas yoga? 

El proceso fue gradual, pero te puedo decir que hoy siento que di un giro de 180 grados.  Desde la manera en la que me percibo a mí misma, mi relación con mis hijos, con mis padres, con la gente con la que trabajo. 

Con este proyecto encontré mi propósito de vida y quiero compartir lo que a mí me ha funcionado para vivir más feliz y más tranquila. 

¿Qué es O2 Yoga México? 

Somos una escuela con un estilo único. Impartimos clases con un estilo de Vinyasa, desarrollado inicialmente por Mimi Loureiro en Boston, Estados Unidos.  Nuestro sistema está basado en que cada alumno respete sus límites y evite lesiones para poder practicar toda la vida. 

En nuestras clases las secuencias de las posturas fluyen con la respiración, son dinámicas y creativas – nunca son las mismas – y se basan en la correcta alineación física. Las clases son retadoras, manteniendo el interés de los alumnos principiantes y avanzados. 

Durga Stef trajo el estilo a México en 2011, dando inicio a la comunidad de O2 Yoga en México.  Hasta hoy hemos establecido tres sucursales en la Ciudad de México en Polanco, Santa Fe y Roma. 

Más de tres mil personas han tomado clases en nuestros centros y todos los años impartimos una certificación de maestros en el estilo O2 Yoga.

 
 
 
Foto: Cortesía

Por Brenda Jaet

eadp

Escucha y descarga todos los episodios de ¿Qué fue de…?

Notas relacionadas

Hubo un error al cargar las notas.